En el estudio se encontró que el vínculo de la dieta vegetariana con menor mortalidad fue mayor en los hombres que en las mujeres. En ellos se registró una menor tasa de enfermedad cardiovascular

Sí, los vegetarianos son más sanos que quienes comen carne. O al menos eso parece, considerando que las personas que siguen una dieta libre de carne tienen 12 por ciento menos riesgo de muerte, en comparación con los que comen “de todo”. 

Además, su calidad de vida es mejor, ya que son menos propensos a padecer enfermedades crónicas como diabetes y males cardiacos. 

De hecho, la dieta vegetariana disminuye 19 por ciento el riesgo de muerte por enfermedades cardiacas. 

Entre los vegetarianos también parece que hay un menor número de muertes por insuficiencia renal y por diabetes.  Esta fue la conclusión de una de las investigaciones más amplias realizadas a la fecha sobre el impacto de la alimentación en la esperanza de vida. 

Para comprobarlo, expertos de la Universidad de Loma Linda (LLU), en California, siguieron a más de 73 mil personas durante un periodo de seis años. 

En el estudio, publicado en junio de este año en la revista JAMA Internal Medicine, los investigadores aplicaron un cuestionario a los participantes, para después clasificarlos en grupos de acuerdo a la dieta que llevaban. 

El Dr. Michel J. Orlich, director del Programa de la Residencia de Medicina Preventiva en la LLU, dijo a la revista TIME que quizá una de las razones más acertadas que pudieran explicar los beneficios de la dieta vegetariana en la longevidad es la ausencia o la reducción de la ingesta de carne. 

Orlich agregó que otro factor podría ser el consumo de una variedad de vegetales, que están asociados a reducción en la mortalidad. 

“Las personas se enfrentan a todo tipo de información nutricional, pero la conclusión es, ‘¿cómo el patrón de dieta que llevas va a afectar tu riesgo de morir?’”, comentó Orlich a The Wall Street Journal.