Cuando se dio a conocer la efectividad de la vacuna Pfizer/BioNTech también se informó sobre las dificultades acerca de su almacenamiento, lo que complicaba las condiciones en algunos países para resguardarla y aún más trasladarla.

Sin embargo, la Agencia Europea de Medicamentos halló que estas condiciones de la vacuna podrían cambiar lo que cambiaría el panorama de la pandemia de COVID-19 así como la distribución de las dosis.

De acuerdo con la Agencia, esto también facilitaría el manejo de la inyección en los centros de vacunación lo que contribuiría a un significativo avance en las estrategias de salud de todo el mundo.

Específicamente, la vacuna ya puede ser almacenada a temperatura de refrigerador durante más tiempo de lo que se recomendó anteriormente, luego de que sea extraída de la congelación profunda.

Puedes leer: Combinación de vacunas AstraZeneca y Pfizer aumenta riesgo de efectos secundarios: estudio

La vacuna Pfizer/ BioNTech, sin abrir, puede pasar de cinco a 31 días en un refrigerador normal con temperaturas de entre entre 2 ° C y 8 ° C.

“El cambio se aprobó tras la evaluación de los datos adicionales del estudio de estabilidad presentados a la EMA por el titular de la autorización de comercialización. Se espera que una mayor flexibilidad en el almacenamiento y manipulación de la vacuna tenga un impacto significativo en la planificación y logística del despliegue de la vacuna en los estados miembros de la Unión Europea”, plantea la agencia.

Previamente se había advertido que las dosis debían mantenerse a una temperatura ultrabaja, de entre -70 ° C y -80 ° C, hasta unos días antes de su uso, cuando se podía transferir a un refrigerador médico estándar.

Los cambios descritos se incluirán en la información públicamente disponible sobre la vacuna ARN, dijo la agencia, y serán aplicados por el titular de la autorización de comercialización en el etiquetado actualizado.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que planea enviar 20 millones de dosis adicionales de vacunas contra el coronavirus al extranjero para finales de junio.

Esto también incluiría, por primera vez, dosis autorizadas para uso doméstico, donde la oferta está comenzando a superar la demanda.