La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó que ya diseña una terapia alternativa para combatir el cáncer, que causa la muerte de 100 mil personas al año, además de las existentes, como la quimioterapia o la cirugía.

De acuerdo con la UNAM, la inmunoterapia es una de esas alternativas y con el propósito de enfrentar este problema de salud pública se han implementado diversos protocolos de investigación que se encaminan a conocer la biología de la enfermedad.

Por esta razón, en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, Alberto Monroy García, integrante de la Unidad de Investigación en Diferenciación Celular y Cáncer, con su equipo de colaboradores, desarrolla las llamadas partículas quiméricas similares a virus con la meta de generar una especie de vacuna que active la respuesta inmune ante la presencia de células tumorales.

El experto mencionó que, en específico, trabajan para combatir el cáncer de mama y el cervicouterino, cuya incidencia es alrededor de 30 mil y 10 mil casos nuevos al año, respectivamente.

La mortalidad por estos padecimientos es la más alta entre mujeres, la cual es cercana a siete mil y cinco mil fallecimientos anuales, respectivamente.

Según el académico universitario, las células cancerígenas tienen mecanismos, producto de mutaciones en su genoma, que les permiten sobrevivir en condiciones adversas de nutrimentos, oxigenación, entre otros, e inhibir al sistema inmunológico. Además, poseen otros para evitar que las reconozca y las ataque.


De hecho, producen diferentes moléculas que inhiben la respuesta inmunológica, y de esa manera sobreviven y se favorece su crecimiento y su migración, produciendo metástasis, uno de los mayores problemas en los pacientes con cáncer avanzado

Alberto Monroy García

Unidad de Investigación en Diferenciación Celular y Cáncer

Finalmente, el experto explicó que conocer la biología de la enfermedad permite contrarrestar esos mecanismos y convertirlos en “blancos” terapéuticos.

Lee: UNAM: Divorcios siguen en aumento y podrían empeorar aún más por COVID-19