Pocas veces se puede ver en cartelera una obra teatral que pueda perdurar a través de los años, en la que cada función se vuelva una experiencia única y espontánea. Sucia y muy chingona historia de amor lleva seis años siendo un referente de la comedia romántica y ha cautivado con su lenguaje irreverente, fresco y muy a lo mexicano.

Esta pieza se suma a la oferta de la cartelera virtual para llevar, una vez más, la historia de Moni y Rich, y de su búsqueda del amor, entendido bajo sus propios términos; pero lo más importante, de demostrar que una historia de amor puede que no sea linda, ni perfecta.

¿Cómo vive el teatro con las butacas vacías, de un montaje, donde parte de su esencia es escuchar las risas de su público? La actriz Ana González Bello comenta a Reporte Índigo que se trata de una obra cuya ventaja es que tiene un guión muy conocido entre ella y su compañero de escena, Manuel Calderón.

“Lo bueno de esta obra es que ya sabemos la partitura musical con todo el público. Sí fue muy raro, pero no lo extrañamos tanto porque sabemos en dónde caen las risas más fuertes. Lo más maravilloso de la obra es que puede evolucionar con el tiempo, es tan coloquial que da para meterle cosas nuevas”, asegura la actriz.

Ante la pregunta de cómo pueden sobrevivir las relaciones interpersonales al verse obligadas a adaptarse a lo virtual, la actriz opina que la gente que está en una relación a larga distancia está puesta a prueba, ya que por la pandemia hay muchos que no se han podido ver o, incluso, los que por esto están todo el tiempo juntos.

“Esta obra es perfecta para el 14 de febrero, ya sea que vivas con tu pareja y ya estés harto, servirá para divertirse o si acabas de cortar, o más enamorado que nunca, es un buen plan para compartir con tu otra mitad”, comenta.

Basada en el montaje de OffLondon Dirty Great Story, de Katie Bonna y Richard Marsh, Sucia y muy chingona historia de amor representó para sus protagonistas su primer papel en el teatro. Ana comparte que el montaje lo escribió junto a Manuel Calderón y eso les ha ayudado a que se comprendan cada vez más en escena.

“Nos conocimos en la universidad cuando él (Manuel Calderón) estaba estudiando Teatro y yo Relaciones Internacionales. Cuando regresé a México, pues estaba estudiando en Inglaterra, le propuse escribir una obra, le metimos cosas de nuestras vidas. Nos sabemos la obra tan bien que nos permitimos aprendernos el uno al otro; ha habido muchas veces que historia de amor él hace algo que yo no esperaba, jugamos con eso. Así la obra está viva al cien por ciento”, platica.

El futuro de la historia de amor

La actriz Ana Bello espera que la pieza teatral tenga una secuela, donde Moni y Rich estén casados, o incluso nuevas generaciones sigan llevándola a los escenarios.

“Si algún día regresamos al teatro, a mí me encantaría seguir presentándola, tener otra temporada. Con esta obra empezamos nuestra carrera, y hemos pensado en que, quizá, un grupo de jóvenes actores quieran iniciar así su vida profesional, y si quieren, darles los derechos, ya que estemos nosotros cuarentones, que nadie nos crea que somos tan jóvenes y así continúe la tradición de Sucia”, dice.

La pandemia modificó parte de la rutina que se llevaba hasta la fecha; sin embargo, para Ana representa una forma de reinventarse.

“Hablando de trabajo, es lo peor que me ha ido desde que empecé a trabajar por la pandemia, he tenido que pensar qué hacer o cómo me voy a reinventar o qué cosas puedo aprender para sumar a lo que ya tengo de habilidades actorales. Comencé a escribir, estoy tomando clases de guionismo para saber mejor lo que estoy haciendo. Me sacaron de la ruta en la que estaban pasando cosas, empezaba a hacer cine y tele”, comparte la actriz.

Ana admite hablar desde cierto privilegio, pues a muchas personas les ha afectado la pandemia de distintas formas.

“Hablando desde el privilegio, que reconozco que tengo, de no estar en una posición de si ya no sé si voy a comer mañana. Esta pandemia le ha chingado la vida a muchas personas, y es este balance entre poder admitir cuando te sientes triste o imponente. Empecé a rescatar perros desde el año pasado, es mi forma de poner un granito de arena y ayudar en estos momentos”, afirma.

También puedes leer: Otra Electra incursiona en el teatro híbrido