La prosa de Daniel es fresca y auténtica, sencilla en lenguaje pero muy apegada al contexto de los personajes

La novela “Fallas de Origen” de Daniel Krauze, se desarrolla en nuestro tiempo en la ciudad de México, en donde Matías, tras una larga estancia en el extranjero, regresa a su ciudad tras el sorpresivo fallecimiento de su padre. 

En entrevista para Reporte Indigo, el autor nos habla sobre la historia: “Esta es una historia de padres e hijos… Matías regresa porque su padre muere cuando el tiene 28 años, pisa México por primera vez en seis años. Es el proceso de reencontrarse con esa vida que dejó en México, con su hermana, con su madre, con sus amigos, con su ex novia, pero sobre todo, intentar hallar lo que vale la pena del vínculo con su padre, que era lo que lo arraigaba a México; la parte más vibrante de su identidad mexicana”, dice el joven escritor.

“Fallas de origen” tiene un halo autobiográfico en lo que respecta al reencuentro con la patria; el propio autor vivió un par de años en el extranjero y plasma en la novela parte del proceso de readaptación.

“Yo también me fui… y regresar fue un proceso difícil, readaptarme a México fue complicado, mucho menos complicado en mi caso de lo que es para el personaje de ‘Fallas de Origen’. Creo que esa inquietud, esa ansiedad e incomodidad que sentía al volver tenía que salir de alguna manera… fue el impulso inicial para escribir esta novela”.

En esta obra se ve reflejado un sector social joven, con sus problemáticas y retos personales, sus miedos y toma de decisiones que muchas veces son poco acertadas y autodestructivas, pero que dejan huellas de experiencia para seguir con algo que esperamos sea mejor.

Su prosa es fresca y auténtica, sencilla en lenguaje pero muy apegada al contexto de los personajes, lo que llega a permitir una conexión más rápida con el lector en torno al espacio y el tiempo en que se desarrolla la historia.