Con poco más de 90 mil habitantes, el municipio de Paraíso en Tabasco tuvo un crecimiento exponencial desde 2019. La construcción de la primera etapa de la Refinería Olmeca detonó la creación de empleos, aumento de población flotante y bonanza económica… Por otro lado este crecimiento repentino trajo problemas que la población originaria ha resentido.

Las calles angostas del poblado se llenaron de motocicletas, camiones de carga y una marabunta de overoles naranjas que en horas pico saturan las pequeñas avenidas.

Miguel Gutiérrez es un comerciante de Paraíso que se dedica a seguir las obras y ahí instala su puesto donde vende equipo de protección para trabajadores
Miguel Gutiérrez es un comerciante de Paraíso que se dedica a seguir las obras y ahí instala su puesto donde vende equipo de protección para trabajadores
Una de las principales problemáticas que trajo el aumento de la población en el municipio es la falta de infraestructura y colapso de los servicios públicos. Vecinos del municipio temen por afectaciones a la ecología y salud pública
Una de las principales problemáticas que trajo el aumento de la población en el municipio de Paraíso es la falta de infraestructura y colapso de los servicios públicos. Vecinos del municipio temen por afectaciones a la ecología y salud pública.
Rosa Wilson Santos dice haberse visto beneficiada con la construcción de la Refinería. Ella al contar con un espacio amplio cerca de la planta pudo adaptar el patio de su propiedad como un estacionamiento de motocicletas.
Rosa Wilson Santos dice haberse visto beneficiada con la construcción de la Refinería. Ella al contar con un espacio amplio cerca de la planta pudo adaptar el patio de su propiedad como un estacionamiento de motocicletas.
El centro de Paraíso es el punto de reunión para obreros de la Refinería Olmeca. Con temperaturas mayores a 30 grados, los trabajadores aguardan ahí hasta que sea hora de salida de sus unidades de transporte público para regresar a sus hogares.
El centro de Paraíso es el punto de reunión para obreros de la Refinería Olmeca. Con temperaturas mayores a 30 grados, los trabajadores aguardan ahí hasta que sea hora de salida de sus unidades de transporte público para regresar a sus hogares.
Algunas mujeres y hombres que trabajan en la Refinería deciden esperar afuera de la planta a que los mototaxis y avenidas se liberen para una movilidad más óptima.
Algunas mujeres y hombres que trabajan en la Refinería deciden esperar afuera de la planta a que los mototaxis y avenidas se liberen para una movilidad más óptima.
A pesar de verse beneficiada por un aumento del 100% en su venta, Rosa Gabriela, vendedora de aguas frescas en el centro de Paraíso, afirma que se resintió un aumento de inseguridad y falla en los servicios básicos.
A pesar de verse beneficiada por un aumento del 100% en su venta, Rosa Gabriela, vendedora de aguas frescas en el centro de Paraíso, afirma que se resintió un aumento de inseguridad y falla en los servicios básicos.
La refinería provocó el aumento de población flotante. Trabajadores de pueblos aledaños e incluso otros estados laboran hasta 15 horas y en sus días de descanso viajan hasta 8 horas en autobús para ver a sus familias.
La refinería provocó el aumento de población flotante. Trabajadores de pueblos aledaños e incluso otros estados laboran hasta 15 horas y en sus días de descanso viajan hasta 8 horas en autobús para ver a sus familias.
Debido a la imposibilidad de ampliar las calles, los obreros y habitantes en general han optado por moverse en motocicletas para mitigar la saturación de vehículos en el lugar.
Debido a la imposibilidad de ampliar las calles, los obreros y habitantes en general han optado por moverse en motocicletas para mitigar la saturación de vehículos en el lugar.
Los habitantes de Paraíso notan un aumento de inseguridad con la apertura de negocios como clubes nocturnos y otros giros rojos.
Los habitantes de Paraíso notan un aumento de inseguridad con la apertura de negocios como clubes nocturnos y otros giros rojos.
Las calles de Paraíso se inundan por ríos de color naranja durante las horas de salida y cambios de turno en la Refinería. Sin importar que la sensación térmica sea de hasta 38 grados, empleados de la planta visten su ropa de trabajo.
Las calles de Paraíso se inundan por ríos de color naranja durante las horas de salida y cambios de turno en la Refinería. Sin importar que la sensación térmica sea de hasta 38 grados, empleados de la planta visten su ropa de trabajo.

También puedes leer: AMLO afirma que la nueva refinería Olmeca es un distintivo de la política de la 4T