“Es como una enfermera que explica a los pacientes. Ayuda a los niños y un servicio como éste es muy importante, nos va a ayudar mucho” 
Catalina GilenEnfermera pediátrica de Ostende

>El nuevo robot es el primero en el mundo en trabajar en el ámbito hospitalario.

>Pepper fue presentado en el hospital regional La Citadelle de Lieja, en el sureste de Bélgica.

>La principal función del androide es ser recepcionista.

>Las características son: altura de 1 metro 40 centímetros, posee cara redonda y está dotado de ruedas escondidas bajo su carcasa que le permiten desplazarse.

>Además posee grandes habilidades como el poder reconocer la voz humana en alrededor de 20 lenguas y determinar si su interlocutor es hombre, mujer o un infante.

>Raphaël Tassart, portavoz de la compañía belga Zora Bots, explicó para AFP algunos detalles de los programas instalados en el cerebro electrónico de Pepper.

>El precio de venta de este autómata ronda los 33 mil 899 dólares (unos 33 mil euros) y por el momento estará confinado únicamente a la recepción del hospital.

>En el centro médico Ostende, al noreste de la ciudad, podrá acompañar a los visitantes que lo deseen hasta la entrada de los diferentes servicios.

>Otros robots de la misma generación que Pepper ya han sido probados en comercios japoneses y en Francia, donde por lo general ejercen funciones comerciales.

>También existe un modelo más pequeño, de unos 57 centímetros, desarrollados por la misma compañía, estos ya se encuentran en funcionamiento en unos 300 hospitales, centros de jubilados o de cuidados en todo el mundo.

>En Lieja y Ostende, estos robots, denominados Nao, se utilizan como apoyo en los servicios pediátricos y geriátricos.

>Además, Pepper es de color blanco, haciendo alusión al personal médico de los hospitales.

>El androide ya había sido puesto a prueba en almacenes, estaciones de tren y tiendas departamentales en donde trataba con clientes en muchas partes de Europa.

>También puede comprender y responder a una gran variedad de emociones humanas.

>Es una creación del gigante japonés de telecomunicaciones SoftBank y la compañía francesa de robótica Aldebaran.