Después de 20 días de trabajo antropológico en el municipio de General Cepeda, en el desierto de Coahuila, expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encontraron el fósil de una cola de dinosaurio, que mide cinco metros de largo.

Los restos de ese animal están muy bien conservados, señala el INAH,  y se cree que tienen alrededor de 72 millones de años de antigüedad.

El equipo recuperó las 50 vértebras completas de la cola del dinosaurio cuya especie no se puede determinar si no se cuenta con más huesos del esqueleto.  Solo se hizo la distinción de “si se trata de  un hadrosaurio o pico de pato con cresta, nombrado científicamente como Lambeosaurino”, dice Felisa Aguilar, paleontóloga del INAH de Coahuila.

Los investigadores del INAH y de la UNAM creen que el resto del esqueleto se encuentra debajo de la cola.

Según el grupo de paleontólogos y antropólogos, este hallazgo es muy importante, ya que no es muy común encontrar fósiles de dinosaurios con la mayor parte de sus huesos unidos.