Desde 2010, la imagen de un huevo en un perfil vacío (sin foto) en Twitter era la más difundida, pero la red social se “humaniza” al estrenar avatar: una figura humana genérica e inclusiva.

Tras siete años la plataforma del canario se renueva y permite agregar estas imágenes representativas en las cuentas sin perfil con el objetivo de refrescar la marca, con una nueva apariencia, destacando la diversidad y la expresividad de las personas de todo el mundo.

Pero sobretodo, evitar que los usuarios identifiquen los perfiles sin fotografías con cuentas negativas.