Después de que hace 3 mil años la especie desapareció de Australia, se registró el nacimiento de siete crías de demonios de Tasmania.

Debido a la caza indiscriminada y el acoso humano a estos animales, la especie fue extinta en estado salvaje en Australia, aunque algunos ejemplares permanecieron en la zona insular de Tasmania.

El nacimiento de la camada de siete cachorros renovó la esperanza de restablecer esta especie a mediano o largo plazo.

El demonio de Tasmania se trata de un marsupial carroñero, el más grande de la Tierra, el cual puede alcanzar el tamaño de un perro doméstico de raza pequeña.

Aunque es capaz de cazar sus propias presas, prefiere la alimentación con base en cadáveres de animales muertos.

TE SUGERIMOS: El “abrazo” entre ballenas en peligro de extinción que se volvió viral (VIDEO)

En el territorio insular de Tasmania, durante los años noventa, las poblaciones de este animal se redujeron también debido a una extraña enfermedad que les causaba tumores en el rostro. En esta zona se registra una población de 25 mil ejemplares en estado salvaje.

Sin embargo, en 3 mil años no se había registrado el nacimiento de una camada en Australia continental, por lo que lo ocurrido podría ayudar a restablecer una población reproductora más sólida.

Aussie Ark, la organización sin fines de lucro local que se encarga de la conservación de especies en peligro, indicó que las crías gozan de buena salud.

El nacimiento se registró en el Parque Nacional Barrington al norte de Sídney, después de que el año pasado fueran liberados 26 demonios de Tasmania adultos en un santuario de 400 hectáreas protegido con cercas.

La organización a cargo de velar por el bienestar de los animales, Aussie Ark, indicó que, si los demonios de Tasmania recién nacidos crecen adecuadamente, podrán ser liberados para que habiten en el ecosistema australiano.