Tres sismos después

Comparte esta nota

Los sismos que se han registrado en el país han reabierto heridas que aún no terminan de sanar desde septiembre del 2017. Los tres sismos que han sucedido después del 2017 no ha hecho más que acrecentar el miedo de los damnificados que aún viven en construcciones en riesgo de colapso.

En 1985 Graciela vivió a lado de sus 2 hijos su primer sismo, sintió las piernas débiles y un hormigueo que le recorrió el cuerpo, ante aquel sismo de 8.1 sofocó sus emociones por el temple que las madres portan para tranquilizar a las infancias, aquel 19 de septiembre marcó la vida de los habitantes de México, no hay una cifra exacta de cuántas víctimas hubo, sin embargo la Cruz Roja Mexicana contabilizó más de 10 mil. 

El 19 de septiembre se volvió una fecha conmemorativa para el país, 32 años después se repitió la página, un sismo de 7.1 proveniente de Puebla y Morelos sacudió México, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano, los sismos de septiembre de 2017 dejaron daños en más de 100 mil viviendas en todo el país. Graciela que guardó calma en 1985, cambió aquel temple tranquilo al sentir como el piso de su vivienda fue destrozado por los movimientos oscilatorios de la tierra. 

Graciela vive en Iztapalapa, en 2017 perdió una parte de su patrimonio, Protección Civil y los monitores del programa de Reconstrucción de la CDMX avalaron el predio como reconstrucció; sin embargo, durante la pandemia por COVID-19 el proceso se detuvo.
Durante la pandemia por la COVID-19, los procesos de reconstrucción se pararon y para los damnificados la espera se hizo más larga. Pasaron meses para que una monitor volviera a su predio para continuar su inscripción al programa.

Como si fuera una fecha predestinada, en el año en curso se repitió el temblor, esta vez proveniente de Michoacán con una escala de 7.7, el 22 de septiembre un temblor de 6.9  despertó a los mexicanos, esta vez la señora Chela no puedo contener todo lo que había reservado durante los sismos anteriores, de su boca salieron gritos de auxilio y cuidado hacia su familia.

Fue hasta 2020 que una representante de Gobierno Central visitó a Graciela para notificarle que no iba entrar al Programa de Reconstrucción por falta de un documento, sin embargo, la misma monitor le solicitó 500 pesos para acelerar el proceso.
De acuerdo con el estudio realizado por la organización México Previene, las zonas más vulnerables ante los sismos en la ciudad son aquellas que presentan agua bajo el pavimento.
La estructura que colapsó durante el 19-S de 2017 ya no es la habitación de los nietos y bisnietos de Graciela, ahora es una bodega y una pequeña cocina que ellos mismos habilitaron para usarla cuando están de visita en su antiguo hogar.
La familia de Ambriz Esquivel es parte de los damnificados que no accedieron a ningún recurso para poder reparar su patrimonio, a 5 años del sismo su hogar se ha reconstruido con periodico, polines y yeso.
Foto: Silvana Flores Ig:
@silvanflowers El miedo de que un temblor pueda terminar de colapsar aquella estructura aún perdura.

El 19 de septiembre de 2022 se hizo un acto conmemorativo en honor a las víctimas del terremoto de 1985 y 2017, pasaron 40 minutos  del simulacro cuando la alerta sísmica volvió a sonar, muchos pensaron que era un error, sin embargo estaba temblando de nueva cuenta el mismo día. Mario Martinez no vivió ninguno de los sismos dentro de su hogar, sin embargo en 2017 cuando regresó a casa, se encontró con un espacio con los objetos tirados y con grietas que atraviesan su hogar, en el sismo de 2022, su casa no tuvo ninguna modificación. 

Mario Martínez es vecino de Iztapalapa, en 2019 su hogar fue catalogado como reconstrucción, posteriormente en una segunda visita le dijeron que sería rehabilitación.
Un par de cuadros y la foto del Padre de Mario, Arturo Martinéz, sostienen la grieta más pronunciada del domicilio, que va desde el piso hasta el techo.
El estatus de su vivienda en el Programa de Reconstrucción se ha reflejado en las visitas de los monitores del Gobierno central, donde en 2017 le pidieron papeles y le notificaron que ellos volverían para continuar con el trámite. Actualmente no han vuelto a darle otra respuesta.

Tal vez te puede interesar:
¿Qué son las luces de terremoto que se vieron durante el sismo de madrugada en CDMX?

Entre la salud, los sismos y el derecho a la vivienda 

Martha Suárez ha dedicado la mayor parte de los últimos años a cuidar el estado de salud de su madre, para dar seguimiento al tratamiento de diálisis se trasladan casi todos los días al hospital. Entre el trabajo, la familia, el estudio y la vida misma, la joven se ha mantenido al pendiente de las condiciones que pueden mejorar el bienestar de su familia.

Poco antes de que iniciara el aislamiento por la pandemia del COVID-19 en 2020, el Programa de Reconstrucción le entregó su hogar, algunos de los riesgos que perduran en su predio es una barda que presenta daños estructurales, esta pared suele ser el recordatorio de que existe la probabilidad de que pueda suceder un accidente en cualquier sismo que se presente como el del pasado lunes y el de hoy en la madrugada. 

El Programa de Reconstrucción indica que cada damnificado puede acceder a 65 m2 por obra, no contempla contrabardas y fachadas, aunque estas estén en probable riesgo de colapso.
Martha Suárez, habitante de Iztapalapa rentó durante 8 meses un cuarto que la obligó a desistir de la mayoría de sus muebles, de un día para otro la constructora le dijo que sino vaciaba el predio no tendría acceso a ningún recurso.
Martha tuvo problemas de salud derivados del estrés que le causó el trato con la constructora. Vecinos denuncian que se han sentido vulnerables y discriminados en el proceso de rehabilitación de sus viviendas
Salir de la versión móvil