“¡Blasfemos!”, así califican grupos cristianos y evangélicos de Monterrey a la banda de metal Marduk cuyo concierto en esa ciudad quedó cancelada por orden de las autoridades.

Sin ninguna explicación oficial de la suspensión del evento, el gerente del Café Iguana, Ángel Méndez, informó que el coordinador de espectáculos de Monterrey, Jesús Alejandro Chapa Moreno, sólo le notificó, escueta y verbalmente, de la cancelación del permiso para realizar el show.

Lo anterior se dio bajo una andanada publicitaria de grupos conservadores de la ciudad, y otros estados de la República, que exigieron que Marduk no se presentará en Monterrey, ni en ninguna otra parte del país, debido a que son blasfemos, sus letras son satánicas e insultan a Dios.

En change.org, incluso, se inició una petición para que las autoridades cancelaran el concierto debido a que la banda atenta contra la fe, la dignidad cristiana y los valores morales. Finalmente, al parecer, la censura se hizo presente y el municipio hizo caso de las peticiones.

El promotor del evento informó que el costo de los boletos que se habían adquirido con antelación serán reembolsados, lo que implicará una fuerte pérdida económica por la cancelación del evento, la cual no ha sido explicada detalladamente por las autoridades.

Esta no es la primera vez que la banda de black metal se enfrenta a este tipo de situaciones pues en otros países de América Latina como Colombia, El Salvador, Ecuador y Panamá han sido censurados de la misma manera.

Además, grupos antifascistas han acusado a la agrupación sueca de enaltecer al Tercer Reich y la Segunda Guerra Mundial en sus letras.