Better Call Saul, la serie precuela de la célebre Breaking Bad, volvió a quedarse sin ningún premio Emmy durante ésta última edición, pese a sus 46 nominaciones acumuladas a lo largo de su historia.

Este serial, que terminó recientemente y que comenzó en 2015, no ha obtenido ni un solo premio Emmy a lo largo de su trayectoria.

Pese a que en esta ocasión no fue una sorpresa, pues en ninguna de las categorías en la que la serie fue nominada era la favorita, los fanáticos esperaban un reconocimiento a la serie liderada por Bob Odenkirk.

Los fans de esta ficción mostraron su molestia ante la acumulación de 46 nominaciones, pero ningún premio, a la vez que habían acusado que Rhea Seehorn, quien interpretó a Kim Wexler, fue ignorada sistemáticamente para ser nominada hasta ese año.

Odenkirk, quien da vida al estrafalario abogado Saul Goodman, cayó ante el surcoreano Lee Jung-jae, protagonista de El Juego del Calamar de Netflix.

Mientras que Seehorn perdió el premio ante Julia Garner y el papel que desarrolla en la serie Ozark, también de Netflix.

No obstante, aún hay una esperanza para Better Call Saul y una oportunidad de redención para la organización del Emmy.

La serie todavía podría ser nominada el año que viene, debido a su tanda final de episodios, los cuales fueron recientemente estrenados.

Sin embargo, parece poco probable que los Emmy vayan a voltear a estas alturas hacia Better Call Saul si tomamos en cuenta que no le han dado ni un sólo reconocimiento.

Por ejemplo, Breaking Bad ganó un total de 16 premios Emmy a lo largo de su historia, de los cuales 6, incluyendo el galardón a mejor serie dramática, fueron obtenidos tras el final de la serie.

Este dato y el hecho de haber obtenido cero premios a lo largo de 6 años y 46 nominaciones enfureció a los fans de Better Call Saul, quienes mostraron su descontento con el Emmy en Twitter.