La Universidad de Oxford suspendió la administración de dosis de la vacuna contra el COVID-19, que desarrolló con AstraZeneca PLC, en un pequeño estudio británico para probarla en niños y adolescentes.

Lo anterior fue reportado por The Wall Street Journal (WSJ), que señaló que luego de los casos de coágulos en adultos que recibieron la vacuna, Oxford decidió pausar la administración en niños y adolescentes a la espera de más datos.

El ensayo pediátrico dirigido por Oxford comenzó a mediados de febrero y tiene como objetivo probar la vacuna en más de 200 jóvenes de entre 6 y 17 años.

Mientras tanto, un portavoz de Oxford dijo al WSJ que no han surgido problemas de seguridad en el estudio en particular.

Sin embargo, la preocupación generada por los extraños problemas de coágulos en adultos pusieron en marcha nuevas revisiones regulatorias en Reino Unido y Europa para investigar cualquier relación potencial con la vacuna.

“Oxford está esperando más información del organismo de control de medicamentos del Reino Unido, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, antes de administrar más vacunas a niños o adolescentes en el ensayo pediátrico”, manifestó el portavoz.

Puedes leer: Miembro de la EMA confirma vínculo entre trombosis y vacuna anti-COVID de AstraZeneca

La pausa es el último revés para la inyección de Oxford-AstraZeneca, que ha enfrentado preguntas sobre su eficacia y posibles efectos secundarios, incluso cuando se han administrado decenas de millones de dosis después de las aprobaciones de seguridad en más de 70 países.


Desde AstraZeneca comunicaron el mes pasado que planean solicitar al gobierno de Estados Unidos a mediados de abril que autorice el uso de la vacuna allí. El organismo de control de medicamentos primarios de Europa, que ha seguido recomendando la inyección, planea actualizar al público esta semana sobre su revisión de los problemas de coagulación.

El estudio pediátrico, financiado por el Instituto Nacional de Investigación en Salud del Reino Unido y AstraZeneca, tiene como objetivo inscribir a 300 voluntarios en Oxford, Londres y otros dos sitios del Reino Unido.

De ellos, se esperaba que más de 200 recibieran la vacuna y el resto un placebo. Sin embargo, Oxford no ha revelado cuántos participantes del estudio han recibido una dosis de la vacuna hasta ahora.

Finalmente, el sitio web del ensayo muestra que solo un sitio está reclutando voluntarios, de 6 a 11 años de edad.