Una de las preguntas más frecuentes en torno al virus que transformó al mundo, es si una mujer embarazada podría o no tener secuelas más o menos graves que quienes no lo están.

Y es que ellas suelen ser más vulnerables ante eventos adversos, como las enfermedades, al grado de sufrir mayores complicaciones que el resto de las personas.

En agosto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta epidemiológica ante el posible incremento de riesgos en mujeres embarazadas con COVID-19 y solicitó a sus estados Miembros redoblar los esfuerzos para asegurar su acceso a los servicios de salud.

Sin embargo, las respuestas aún son inciertas y todo apunta a que una mujer embarazada tiene el mismo riesgo de contagiarse con COVID-19 que cualquier mujer en edad reproductiva, pero no de sobrellevar la enfermedad de la misma forma.

La misma OMS reconoce que las mujeres embarazadas tienen menos probabilidades de presentar síntomas por COVID-19 que las no embarazadas, pero son más susceptibles de necesitar cuidados intensivos en caso de enfermar gravemente.

En eso influye que padezcan afecciones preexistentes, como la diabetes.


“Las embarazadas con COVID-19 que tienen afecciones preexistentes, como diabetes o hipertensión crónica, o las personas de mayor edad o con sobrepeso, tienen también más probabilidades de sufrir complicaciones graves de salud debido a la COVID-19”.

OMS

Eligio Islas, ginecólogo y obstetra egresado de la UNAM, explicó a Reporte Índigo que las embarazadas podrían tener mayores complicaciones que aquellas que no lo están, pero esto ocurre cuando existen otras enfermedades.

Es decir, hasta ahora se sabe que el embarazo por sí mismo no representa un factor de vulnerabilidad extra ante el virus.


“Al hablar de mujeres jóvenes, la probabilidad de que la COVID-19 se presente de forma grave es relativamente baja, pero en el caso de mujeres embarazadas, mantienen una probabilidad mayor de riesgo que las no embarazadas”.

Eligio Islas

Ginecólogo

Otra complicación podrían presentar, dice el médico, es un riesgo de aborto 0.3 veces mayor que una embarazada sin COVID-19, debido a los altos grados de temperatura que aparecen como síntoma de la enfermedad.

Según el Centro Latinoamericano de Perinatología, Salud de la Mujer y Reproductiva (CLAP/SMR), aunque no existen pruebas de que las embarazadas corran mayor peligro ante la infección, podrían verse afectadas por los cambios de su sistema inmune ante el embarazo.

“Debido a las transformaciones que experimentan sus cuerpos y sistemas inmunitarios, sabemos que las mujeres embarazadas pueden verse gravemente afectadas por algunas infecciones respiratorias”.

México: país con más embarazadas infectadas

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reportó que, hasta septiembre, se contagiaron más de 60 mil embarazadas en la región de las Américas, de las cuales fallecieron 458.

La mayoría de las muertes ocurrió en México, que hasta entonces registró 140 fallecimientos y 5 mil 574 contagios. Es decir, nuestro país pasó del tercer al primer lugar de incidencia en tan solo un mes.

De enero a agosto, las entidades federativas con más casos de embarazadas y puérperas con COVID-19 fueron la Ciudad de México (480 casos, 13 defunciones) y los estados de Tabasco (307 casos, 11 defunciones), México (293 casos, 13 defunciones), Sonora (202 casos, 5 defunciones), Nuevo León (199 casos, 3 defunciones), Veracruz (189 casos, 6 defunciones) y Guanajuato (182 casos, 3 defunciones).

Según el Informe Epidemiológico Semanal de Embarazadas y Puérperas de la Secretaría de Salud, hasta el 29 de noviembre del año pasado México registró 25 mil 920 casos de mujeres con embarazo/puerperio en seguimiento por COVID-19.

De ellas, 8 mil 345 resultaron positivas y fallecieron 177, registrando el país una letalidad de 2.12 puntos porcentuales.

Según el Gobierno Federal, los estados de la República que reportan más casos son la Ciudad de México, Nuevo León y Guanajuato.

Las mexicanas embarazadas infectadas con COVID-19 presentan frecuentemente los siguientes síntomas:

Cefalea, tos, fiebre, mialgias, artralgias, odinofagia, ataque al estado general, rinorrea, escalofrío, disnea y dolor torácico; aunque también están descritos la irritabilidad, el dolor abdominal, vómito y diarrea.

Además, muchas de las mujeres que presentaron síntomas graves y fueron hospitalizadas en México tenían distintas enfermedades preexistentes, tales como obesidad y diabetes.

¿Qué sucede con los bebés?

Hasta noviembre, en México nacieron mil 471 bebés infectados con COVID-19.

El doctor Eligio Islas explica que existe una gran posibilidad de que los bebés de madres contagiadas con COVID-19 nazcan también infectados con el virus.

Sin embargo, los pequeños son asintomáticos y no presentan afectaciones por la enfermedad, a menos que tuvieran alguna otra afectación preexistente. Por ello, es muy difícil que un bebé pierda la vida por COVID-9.


“La transfusión feto-placentaria es directa, los bebés nacen infectados, pero son totalmente asintomáticos. No existen casos de que los bebés recién nacidos hayan fallecido por COVID, los que han perdido la vida es porque tenían enfermedades previas y presentaron complicaciones”.

Eligio Islas

La razón, dice el médico, es que los receptores de los bebés se encuentran aún muy inmaduros como para detectar el virus. En otras palabras, en ellos no se puede desarrollar el SARS-CoV-2 porque su sistema no podría reconocerlo.


“Hay muchos casos de que los bebés nacen infectados, pero no hay registros de que hayan fallecido por COVID. En cuanto a los bebés que han fallecido, es porque tienen una comorbilidad, es decir, tienen alguna enfermedad inmunológica de base”.

Además, dicen los estudios, los bebés que han nacido de madres infectadas no desarrollaron ningún tipo de malformaciones.

¿Puede la COVID-19 influir en la fertilidad de las mujeres?

Varios estudios arrojan que es muy poco probable que la COVID-19 pueda tener efectos en la fertilidad de hombres y mujeres.

Aunque el virus llega a varios rincones del organismo, hasta ahora se sabe que es casi imposible que deje secuelas en la reproducción, dice el doctor Islas.

“Se ha descubierto que hay virus en el líquido peritonial y en la cavidad abdominal y eso está en contacto con el útero, ovarios, etc.”, dice el doctor Islas, “el virus puede estar en contacto con todo el organismo, pero afortunadamente se sabe que no produce secuelas en la fertilidad humana”.

Si estás embarazada, estas son las recomendaciones

Los expertos recomiendan no sólo a quien esté embarazada, sino a la población en general, seguir las medidas sanitarias para evitar contagiarse de COVID-19.

Sin embargo, en caso de enfermar, una mujer embarazada debe pedir ayuda cuanto antes para evitar cualquier tipo de complicación.

“Que tomen las medidas y el tratamiento de forma adecuada. Es decir, que se esperen a desaturar y presentar síntomas más graves para comenzar a tomar medicamentos”, dice el doctor Islas, quien también dirige la clínica de reproducción Eligen.

En cuanto comiencen a sentir el mínimo síntoma por la enfermedad, deben consultar con su médico para que les ofrezca un tratamiento acorde con su cuadro clínico.

El médico recomienda tomar constantemente vitaminas, consumir proteínas y aminoácidos y evitar el consumo de carbohidratos para mantener su sistema inmune más fuerte.

En caso de presentar fiebre, tos o neumonía, deberán tomar antibióticos y otro tipo de medicamentos para prevenir complicaciones con la enfermedad; sin embargo, todo deberá estar respaldado por un médico.

La Secretaría de Salud recomienda a las embarazadas reforzar el lavado de manos con agua y jabón, así como la constante desinfección de espacios comunes de alto contacto.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) pide a las embarazadas utilizar mascarilla mientras amamantan a sus bebés, así como limpiar y desinfectar las superficies constantemente.

Además, les recuerda que sí pueden tocar a sus bebés estando contagiadas con el virus, no sin antes lavarse las manos.


“El contacto directo y temprano, así como la lactancia materna exclusiva ayudan al bebé a desarrollarse”.

UNICEF

Te puede interesar: Aumento de COVID no es por variante del virus, sino por la conducta humana: OMS