Después de que el Centro de Investigación en Ciencias Biológicas Aplicadas (CICBA) de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), afirmara que el teporingo del Nevado de Toluca estaba extinto, autoridades gubernamentales informaron que tal declaratoria no se puede dar en este momento.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) señaló que aunque últimamente no se ha visualizado ninguna especie de teporingo en el Nevado, se requieren más de 50 años de ausencia para declarar que una especie se ha extinto formalmente.

Especificó que en los últimos años se han realizado diversos esfuerzos de monitoreo para corroborar la presencia del Zacatuche (Romerolagus diazi) en el Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca, por parte de Universidades locales y el sector gubernamental, sin confirmar a la fecha su presencia.

“Por otro lado, para declarar que una especie o una población se ha extinto formalmente se necesitan más de 50 años de ausencia de ésta. Debido al estatus incierto de las poblaciones de Zacatuche en el Nevado de Toluca, no es posible asegurar que el también conocido como Conejo de los Volcanes se ha extinto en este sitio”, informó la dependencia.

El último registro del Zacatuche o teporingo data de 1975. Un estudio publicado en 1987 por Jurgen Hoth  señaló que no se encontraron rastros de esta especie en el Nevado de Toluca, sin embargo, en 1998 Ceballos y colaboradores vuelven a registrar excretas, sin confirmarlas completamente.

Por otro lado, existe información anecdótica sobre la posible introducción en los años 80 de Zacatuches capturados en la zona de Parres (Morelos) y llevados al Nevado de Toluca, pero esta información tampoco ha sido confirmada.

En el año 2007  la Conanp realizó trabajos conjuntos con la Comisión Estatal de Parques y de la Fauna del Estado de México (CEPANAF) e investigadores especialistas en mastozoología de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) para poder determinar la presencia de esta especie en el Nevado de Toluca.

En el año 2014 se construyó el Centro de Reproducción y Conservación del Conejo de los Volcanes; con el objetivo de contar con un espacio para realizar estudios de manejo, conservación e investigación de la especie, dentro del Área Natural Protegida.

En el 2015, investigadores de la UAEM realizaron muestreos para la búsqueda del Zacatuche en hábitats potenciales del Nevado de Toluca basado en el uso de cámaras trampa y la presencia de excretas, como resultado se colectaron excretas que coinciden en su morfometría con las excretas del Zacatuche, sin embargo, en el Área Natural Protegida se encuentran dos especies más de lagomorfos (Sylvilagus floridanus, S. cunicularius) cuyas excretas pueden tener el mismo tamaño que las del Zacatuche y pueden llegar a confundirse, por lo que solo un análisis de ADN puede diferenciar las diferentes especies.

La Conanp a través del Programa de Manejo de Áreas Naturales Protegidas (PROMANP) en su componente de Monitoreo Biológico, está desarrollando un estudio con investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, encabezados por el Dr. José Antonio Guerrero Enríquez, para confirmar genéticamente la presencia y distribución de esta especie en la parte norte y oriente del Área Natural Protegida.

Hasta el momento, se ha logrado extraer ADN de posibles excretas de Zacatuche en dos localidades, esperando contar próximamente con los resultados de la secuenciación del ADN de estas excretas para poder confirmar su presencia en la zona.

El Zacatuche (Romerolagus diazi) es una especie endémica de México, restringida a la parte central de país en la Sierra Volcánica Transversal, catalogada en Peligro de Extinción por la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2010.

La información genética generada para poblaciones de Zacatuche en gran parte de su distribución, indican que la variabilidad genética de la especie es alta, similar incluso a otras especies de conejos que no están en peligro de extinción, y que, pese a la fragmentación de su hábitat, aún existe flujo genético entre ellas, con lo que se puede señalar que la especie es genéticamente sana.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) existen registros documentados de observaciones de Conejo Teporingo en la zona de los Volcanes (Iztaccihuatl y Popocatépetl), en el Parque Nacional Lagunas de Zempoala y hasta en Santiago Tianguistenco.