Telescopio James Webb capta a la nebulosa Tarántula y revela estrellas nunca antes vistas

El telescopio James Webb captó nuevas imágenes de la nebulosa Tarántula, en donde se pueden apreciar estrellas en formación

El telescopio James Webb capta a la nebulosa Tarántula

El telescopio James Webb captó nuevas imágenes de la nebulosa Tarántula, en donde se pueden apreciar estrellas en formación

Comparte esta nota

El telescopio James Webb de la NASA sigue revelando nuevos detalles del universo, ya que en la más reciente imagen captó a la nebulosa que ha sido apodada como “de la Tarántula”.

Su nombre científico es 30 Doradus y se encuentra a 161 mil años luz de la Tierra, en la galaxia de la Gran Nube de Magallanes, una de las más cercanas a la Vía Láctea. La NASA la define como “una guardería estelar” de estrellas jóvenes.

Lo anterior, debido a que esta es una de las regiones de formación estelar más grande y brillante; así como el hogar de las estrellas más calientes y masivas que se conocen.

Fue apodada como “Tarántula” debido a que esta región es similar a la casa de una araña excavadora. Así, la cavidad central ha sido ahuecada por la radiación abrasadora de un cúmulo de estrellas jóvenes masivas.

Puedes identificarlas en la imagen porque brillan de un color azul pálido; mientras que los pilares que parecen apuntar hacia el cúmulo contienen protoestrellas en formación, las cuales algún día emergerán y pasarán a formar parte de la nebulosa.

Fue uno de estos momentos los que captó el telescopio James Webb, pues además de mostrar “miles de estrellas jóvenes nunca antes vistas”; dejó plasmado cuando una ellas apenas comenzaba a emerger de su pilar.

“Sin los espectros de alta resolución de Webb en longitudes de onda infrarrojas, este episodio de formación estelar en acción no podría haberse revelado”, explica la NASA sobre la nueva fotografía del telescopio espacial.

Conoce más: NASA suspende, nuevamente, lanzamiento de Artemis I por fallas mecánicas; esto sabemos

De esta forma, la nebulosa “de la Tarántula” se ha convertido en una de las más interesantes, ya que es un vivero estelar y además tiene una composición química similar a las regiones observadas en el “mediodía cósmico del universo”.

Este periodo ocurrió cuando el universo tenía sólo unos pocos miles y millones de años de haberse creado y la formación de estrellas estaba en su apogeo, lo cual es parecido a lo que sucede en la nebulosa de la Tarántula.

Pues a diferencia de la Vía Láctea, se están produciendo estrellas a un ritmo vertiginoso en la nebulosa. “Esto hace que la Tarántula sea el ejemplo más cercano de lo que estaba sucediendo en el universo cuando alcanzó su brillante mediodía”, señaló la NASA.

Las imágenes tomadas por el telescopio James Webb son muy importantes, ya que ayudan a los astrónomos a conocer más sobre el proceso de formación de las estrellas, lo cual aún alberga muchos misterios.

“Muchos de ellos debido a nuestra incapacidad anterior para obtener imágenes nítidas de lo que sucedía detrás de las espesas nubes de guarderías estelares”, explica la NASA.

De esta forma, el James Webb ha comenzado a revelar un universo nunca antes visto, permitiendo a los científicos comparar y contrastar las observaciones de la formación de estrellas de esta nebulosa con las que se han hecho sobre el medio día cósmico.

Salir de la versión móvil