La intención del gobierno chino de enfrentar el grave problema de la contaminación del aire en su país va en serio. 

Un grupo ambientalista lanzó el lunes una aplicación para smartphones que registra las fábricas más contaminantes del país, lo cual refleja cómo el gobierno está haciendo más accesibles los datos y está abierto a que se vigile públicamente a estas empresas.

La aplicación ofrece información sobre las emisiones reportadas por las empresas a las autoridades locales y muestra las plantas por colores en un mapa; aquellos que violan el límite de emisiones aparecen en rojo. 

El Ministerio de Medioambiente actualmente ordena que 15 mil fábricas a nivel nacional reporten sus emisiones a las autoridades ambientalistas, y desde comienzos de año ordenó que los datos se hicieran públicos.

Ya no es secreto

La disponibilidad de este tipo de cifras es muy diferente a hace tres años, cuando las autoridades  mantenían en secreto la información sobre las partículas en el aire que se consideran indicador de la calidad ambiental, conocidas como PM2.5.

La nueva app fue desarrollada por el Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales, con sede en Beijing, y permitirá a los usuarios consultar los datos para 190 ciudades y verificar en tiempo real los datos de contaminadores aledaños.