El conflicto armado de Rusia y Ucrania ha provocado que diversas personas se tengan que unir al ejército para defender a su país ante el ataque que ha ordenado el presidente Vladimir Putin; no obstante, otros más lo hacen de forma voluntaria, como el caso de una diputada del Ayuntamiento de Kiev y su pareja.

De esta forma, Yaryna Arieva y su novio Sviatoslav Fursin, tenían en claro que debían luchar por su nación; no obstante, en medio de las alertas de las bombas y la invasión, el amor siguió presente, por lo que decidieron adelantar su boda, antes de ponerse en servicio.

Lo anterior se debe a que los preparativos estaban planeados para el próximo 6 de mayo y se celebraría en un restaurante con una “terraza muy, muy linda” con vista al río Dniéper: “Solo nosotros, el río y hermosas luces”, dijo la diputada para la cadena de noticias CNN.

Sin embargo, el panorama romántico y encantador cambió cuando el presidente ruso Vladimir Putin anunció una operación militar en Ucrania la madrugada del jueves que inició con una serie de ataques con misiles horas antes del amanecer.

Así, ante la situación, la pareja se preparó para la boda en el monasterio de San Miguel de Kiev, a pesar de que las sirenas antiaéreas resonaban en sus oídos y lo aterrador que fue para todos, de acuerdo con la diputada.

“Eso fue muy aterrador. Es el momento más feliz de tu vida, sales y escuchas eso”, dijo Arieva, diputada del Ayuntamiento de Kiev, quien, a pesar de todo, se tomó un tiempo para guardar el momento con fotografías con sus seres queridos.

Conoce más: “He dejado todo”; la historia de la maestra mexicana que vive de cerca la guerra en Ucrania

La pareja, que se conoció en octubre de 2019 en una protesta en el centro de Kiev, decidió que querían casarse porque no están seguros de lo que les depara el futuro: “La situación es dura. Vamos a luchar por nuestra tierra”, dijo Arieva para la CNN. “Tal vez podamos morir, y solo queríamos estar juntos antes de todo eso”.

Una vez que la boda finalizó la pareja se preparó para ir al Centro de Defensa Territorial local para unir esfuerzos para ayudar a defender el país: “Tenemos que protegerlo. Tenemos que proteger a las personas que amamos y la tierra en la que vivimos”, dijo.

La pareja aún no sabe en qué podrán apoyar. Pues desconocen si los armarán para enviarlos a la guerra o simplemente los coloquen en alguna otra actividad que no ponga en riesgo su vida de esa manera.

Sin embargo, tienen la esperanza de algún día poder celebrar su matrimonio de forma normal y que el conflicto por fin llegue a su fin para que Ucrania esté seguro y feliz.