La compañía de Elon Musk inició la semana con el lanzamiento de un cohete Falcon 9 en lo que sería su primera misión militar.

Lo que más generó expectativas no fue su incursión a la milicia sino la carga que lleva el cohete, la NROL-76 (National Reconnaissance Office), que realiza y opera satélites de espionaje para los Estados Unidos.

Además de este hecho existe otro aspecto relevante, pues tras 10 minutos del despegue del Falcon 9, su parte principal, que incluye los propulsores, retornó a tierra y aterrizó en la base de Cabo Cañaveral. Con ello, SpaceX anota en su bitácora una experiencia más de un exitoso lanzamiento y retorno del Falcon 9 luego de poner su carga en órbita.

¿Qué lleva al espacio?

Aunque casi todo se desconoce sobre la carga secreta que transporta la empresa de Elon Musk, sí se sabe que es un “satélite”. Al menos fue lo que confirmó un portavoz de SpaceX, según AP. “Como un asunto de políticas y debido a su clasificación, la NRO no provee información sobre nuestros contratos”, fue lo indicado por el portavoz.

La compañía tiene también contratos ya firmados con la Fuerza Aérea estadounidense para el lanzamiento y colocación de satélites de GPS en la órbita terrestre. Además, desarrolla una cápsula que podría llevar a personas a la órbita para el próximo año y entre sus planes también se encuentra el colonizar Marte.