Miley Cyrus se ha vuelto el centro de atención pero no en forma admirable. Desde la entrega de los premios VMA el fin de semana pasado, la cantante ha recibido críticas fuertes y se convirtió en el material ideal para hacer memes sugestivos y sarcásticos. 

Parte de su show incluyó –tal como en el video de su sencillo “We can’t stop”– osos de peluche como su cuerpo de baile. Cyrus interactuó con ellos y con Robin Thicke en un número musical que se volvió una especie de actuación excéntrica, burda y sexual.

Las caras de las botargas de los osos de peluche aparentan estar bajo la influencia de las drogas y el baile de la cantante no solo sacudió a las masas, también molestó a organismos como  la Fundación Teddy Bear de Estados Unidos.

Esta asociación aseguró que la imagen de los osos de peluche no debe ser utiizada de forma ofensiva o sexual. Ya que han sido un ícono de la infancia durante años.

“Miley hizo una mala elección al usar a los osos, amados universalmente por los niños (…) esperamos que ella considere revertir esta situación obsequiando montones de osos de peluche a niños que necesiten consuelo”, dijo esta organización que se dedica a regalar osos de peluche a personas que se encuentran en refugios tras haber sufrido abusos.

El representante de la Fundación Teddy Bear, dijo que “siempre hay arte bueno y malo, desafortunadamente este fue malo”.

Y antes de esa presentación musical, Cyrus posó junto a un oso de peluche gigante, en una pose comprometedora. La imagen se volvió viral en redes sociales y la misma Miley contribuyó a que se distribuyera de forma masiva.