Cuando pensamos en alimentos ligeros, saludables y además de todo deliciosos es probable que venga a nuestra mente la gelatina, pues este postre nos puede ayudar a sentir mejor cuando estamos enfermos o simplemente si queremos comer algo rico sin sentir tanta culpa por las calorías.

Pero ¿sabes qué es y de qué está hecha realmente la gelatina? Te advertimos que probablemente después de saberlo ya no se te antojará tanto.

Te recomendamos: ¿Realmente tiene cocaína? Por qué el refresco de cola se llama así y de qué está hecho

Para empezar, debemos saber que el ingrediente base para todas las gelatinas, y que es el responsable de su singular consistencia, es la grenetina, la cuál es una sustancia incolora e insabora, por lo que es común que las gelatinas que compramos en la tienda y en el super incluyan además colorantes y saborizantes artificiales, además de que cada persona puede prepararla a su gusto, con frutas o cualquier otro ingrediente.

Sin embargo, la grenetina en realidad es un tipo de proteína derivada del colágeno, la cuál se obtiene mediante la ebullición prolongada en agua de piel, tendones, ligamentos y huesos, generalmente obtenidos de vacas o cerdos.

¿La gelatina es mala para la salud?

Aunque la forma en la que se obtiene la grenetina puede sonar poco apetecible y no es para nada vegana, la realidad es que es un alimento bajo en calorías.

Y aunque no es un alimento proteico por no poseer los aminoácidos esenciales, si puede brindar a nuestro cuerpo glicina, un aminoácido necesario para el crecimiento y la buena conservación de los tejidos corporales, además de que podría ayudar a mejorar la calidad del sueño, la memoria y a proteger a las células del daño oxidativo.

Así que si no tienes problemas con consumir alimentos derivados de animales, la gelatina sigue siendo una opción saludable para ti; sin embargo, si lo que deseas es bajar de peso, será mejor que solo consumas gelatinas caseras, con frutas o endulzadas con miel de abeja, ya que las gelatinas comerciales contienen niveles de azúcar elevados que no te ayudarán en una dieta, además de conservadores y colorantes artificiales que no son del todo beneficiosos para la salud.

Si no sabes cómo hacer una gelatina natural, en internet podrás encontrar una infinidad de deliciosas y fáciles recetas para lograrlo, así que no te preocupes y buen provecho.