Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington reveló que aquellos sobrevivientes de COVID-19, que hayan presentado cuadros leves o graves de la enfermedad, presentan mayor riesgo de morir en los 6 meses posteriores a haberse infectado y recuperado.

El riesgo de muerte crecería según la gravedad del paciente en cuestión.

En el estudio también se catalogaron los problemas de salud a largo plazo, y de amplio alcance, que desencadenan la infección y que causan complicaciones.

La Facultad de Medicina decidió emprender el estudio tras notar que varios de los sobrevivientes de COVID, incluso aquellos que presentaron cuadros leves, seguían enfrentando una serie de problemas de salud, incluso a 6 meses.

Para realizar esta investigación se tomaron en cuenta los casos de 87 mil pacientes que padecieron COVID-19 y a 5 millones de pacientes de control de una base de datos federal.

TE SUGERIMOS: No hay tercera ola a la vista: México suma 14 semanas a la baja en contagios COVID-19

“Nuestro estudio demuestra que hasta seis meses después del diagnóstico, el riesgo de muerte incluso después de un caso leve de COVID-19 no es trivial y aumenta con la gravedad de la enfermedad”, mencionó Ziyad Al-Aly, autor principal del estudio.

Tanto él como sus colegas, consideran que las consecuencias del COVID-19 constituirán la próxima gran crisis de salud en Estados Unidos, pues las enfermedades que los pacientes arrastren tras infectarse con el coronavirus SARS-CoV-2, serán una pesada carga para el sistema de sanidad.


No es una exageración decir que las consecuencias para la salud a largo plazo del COVID-19 serán la próxima gran crisis de salud de Estados Unidos. Dado que más de 30 millones de estadounidenses se infectaron con este virus, y debido a que la carga del COVID-19 prolongado es sustancial, los efectos persistentes de esta enfermedad repercutirán durante muchos años e incluso décadas. Los médicos deben estar atentos al evaluar a las personas que lo han padecido. Estos pacientes necesitarán atención integrada y multidisciplinaria.

Ziyad Al-Aly

Con este estudio, los investigadores pudieron calcular la escala potencial de los problemas vislumbrados por primera vez, principalmente a partir de relatos anecdóticos y estudios más pequeños que insinuaban los efectos secundarios de gran alcance de sobrevivir al COVID-19.

Algunos de estos efectos son problemas respiratorios y ritmos cardíacos irregulares, salud mental, problemas y caída del cabello.

“Este estudio difiere de otros que han analizado COVID-19 durante mucho tiempo porque, en lugar de centrarse solo en las complicaciones neurológicas o cardiovasculares, por ejemplo, adoptamos una visión amplia y utilizamos las vastas bases de datos de la Administración de Salud de los Veteranos para catalogar todas las enfermedades que pueden ser atribuibles a COVID-19 ”, menciona el líder de la investigación.