Pese a que para llegar a la ciudad de Venecia –y moverse en la misma– se requiere de un vaporetto en los canales de agua, así como caminar largos trayectos, los turistas no podrán acudir con equipaje de ruedas, y tendrán que cargar sus maletas en las calles empedradas.

Esto debido a que funcionarios de la ciudad italiana multarán hasta con 500 euros a los visitantes que usen este tipo de equipaje, pues resulta muy molesto para los habitantes de “La Serenissima”. Al año, 22 millones de personas visitan esta provincia declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Esta medida será puesta en práctica a partir de mayo del 2015. Y se estima que generará empleo para los botones y otros trabajadores de los hoteles, pues la mayoría de los turistas evitará cargar sus maletas durante su estancia en el lugar.

Y es que sancionar a las personas que utilicen maletas con ruedas no solo dará tranquilidad y comodidad ante la contaminación auditiva a los venecianos, también ayudará a conservar en buen estado los caminos y puentes de la ciudad.

Las calles de piedra, los puentes peatonales y las losas de mármol sufren deterioro progresivo, según alude CNN a una publicación en IlMessaggero.

Por su parte, Victor Zapparlorto, Comisionado de la Ciudad de Venecia, apunta en el diario italiano mencionado que el equipaje deberá transportarse con llantas llenas de aire, más silenciosas.

Tanto Zapparlorto, como la mayoría de las redes sociales, consideran que esta implementación es una oportunidad de oro para que alguna empresa fabrique y distribuya equipaje especial para visitar en Venecia… así que de aquí a mayo, no será sorpresa que compañías como Samsonite, por mencionar un ejemplo, lance su propia versión de maletas para disfrutar la encantadora ciudad compuesta por 118 pequeñas islas, que están unidas por 455 puentes.