En un contexto de crisis climática, los espacios verdes cobran cada vez más importancia. No son relevante únicamente para combatir el aumento de la temperatura global: un estudio reciente demostró que existe una relación entre sembrar árboles y una reducción en la mortalidad.

Por otra parte, la investigación también estimó que los beneficios económicos anuales de las plantaciones superan ampliamente el costo de su mantenimiento. Dicho de otra forma, sembrar árboles siempre será una buena inversión.

Los resultados evidencian que en los lugares con mayor plantación de árboles, las tasas de mortalidad (muertes por cada 100 mil personas) eran menores. La cantidad de muertes se redujo particularmente para la mortalidad cardiovascular y la no accidental (es decir, todas las causas excepto accidentes).

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación aprovechó un experimento natural que tuvo lugar en Portland, Oregón, Estados Unidos, entre 1990 y 2019. Se plantaron en total 49 mil 246 árboles en las calles y se mantuvieron registros de dónde y cuándo.

El estudio fue publicado en la revista científica ScienceDirect.

Te podría interesar: Artemis I de la NASA muestra increíbles imágenes de la Tierra al “salir” detrás de la Luna

¿Por qué sembrar árboles puede reducir la tasa de mortalidad?

El estudio no aporta evidencia directa sobre cómo es que los árboles mejoran la salud. Sin embargo, los árboles de gran tamaño son buenos para absorber la contaminación del aire, moderar las temperaturas y reducir el ruido; tres factores relacionados con un aumento en la mortalidad.

Además, mientras más crecían los árboles, se registraba una mayor reducción en la tasa de mortalidad. Dicho de otra forma, los árboles más viejos están asociados a una mayor disminución en la mortalidad. En este sentido, conservar árboles maduros puede ser importante para la salud pública.

Además, según las estimaciones de los autores, los beneficios de plantar árboles son muy rentables. El costo anual de plantar y mantener un árbol urbano en cada una de las zonas censales de Portland (lugar del estudio) iría de 3 mil a 13 mil dólares. En contraste, generaría unos 14.2 millones de dólares anuales en vidas salvadas.