Muchos chinos han expresado su oposición a utilizar el semen de un desconocido.

Si eres un hombre en China de entre 20 y 45 años, el gobierno tiene un mensaje para ti: Por el bien de tu país, por favor, dona esperma.

Y es que, por una serie de razones políticas y culturales, los bancos de esperma del país asiático están sufriendo una severa escasez. Comparativamente, pocos hombres chinos se ofrecen a donar y un estudio reveló que casi la mitad de los voluntarios no aprueban la evaluación requerida.

Ahora que la política gubernamental permite que las parejas chinas tengan un segundo hijo, las autoridades están preocupadas de que la escasez de esperma empeore aún más, por lo que, reportó The New York Times, están haciendo todo lo posible para encontrar a nuevos reclutas.

En las redes sociales en Internet, los hombres jóvenes están siendo bombardeados con premios que varían desde personajes de videojuegos hasta promesas de dinero en efectivo. Incluso, se ofrece un iPhone color oro.

Asimismo, algunos bancos de esperma han tratado de atraer a los jóvenes por medio del patriotismo.

“Muéstranos tu compasión”, menciona un artículo publicado en un sitio oficial de noticias, en el cual se instaba a los jóvenes a donar. “Ayuda a mitigar el problema de envejecimiento del país”.
 
Misión difícil
 
Sin embargo, señala el NYT, lograr resultados no ha sido nada fácil.

Por un lado, la medicina tradicional china suele asociar los altos niveles de semen con la vitalidad, lo que hace que algunos hombres se muestren reticentes a regalarlo. Además, pese a que las tasas de infertilidad están al alza, muchas familias no están de acuerdo con utilizar el esperma de un hombre desconocido al argumentar que esto va en contra de los valores del confucionismo.

Anuncios recientes han intentado combatir dichos sentimientos.
 
“Donar esperma y donar sangre es lo mismo”, decía un mensaje de un banco de esperma de Beijing, apuntó el diario estadounidense. “Se trata de ayudar a la sociedad”.