Este viernes la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) inscribió al Santuario de Aves Migratorias en el litoral del Mar Amarillo y del Golfo de Bohai, en China; y a los Bosques Hircanianos, en Irán, en su lista de Patrimonio Mundial.

El Santuario, que se ubica en el litoral del Mar Amarillo y del Golfo de Bohai, presenta un sistema de llanuras de marea considerado el más grande del mundo.

Sus llanuras, sirven como áreas de crecimiento para unas 280 especies de peces y más de 500 especies de invertebrados que proporcionan alimento a los millones de aves migratorias que se detienen, mudan sus plumas, descansan, hibernan y anidan ahí.

Sin embargo, el santuario es el más amenazado a nivel mundial y tiene un gran número de especies en peligro de extinción.

Los Bosques Hircanianos, en Irán, gozan del 44 por ciento de las plantas vasculares de la República islámica, en él se han catalogado 180 especies de aves características de los bosques caducifolios de zona templada y unas 58 especies de mamíferos, algunos como la pantera persa, se encuentran en peligro de extinción.