Los temas que causan escozor al interior del catolicismo, como la pederastia, la corrupción del clero y su autoridad hacia los feligreses, son tabú para esta comunidad en el mundo, pero sobre todo en Latinoamérica, donde se vive una clara fe y devoción, en ocasiones, incuestionable.

Santiago Roncagliolo se metió de lleno para hablar de estas problemáticas en su libro de ficción Y líbranos del mal, lo que provocó hace uno meses que no se vendiera en sitios como Sanborns, propiedad de Carlos Slim. El escritor, públicamente, describió el hecho en una carta dirigida al magnate mexicano.

“Siempre me meto en líos, es habitual, me ocurre un montón que los libros son vetados y hasta yo he recibido amenazas de muerte, siempre toco temas muy incómodos, y creo que ahí están las grandes historias, en las cosas que hay gente que no quiere que lea, pero no es agradable y preferiría que no ocurriese”, describe el también periodista peruano.

Roncagliolo reconoce que esta nueva publicación de Seix Barral de Editorial Planeta fue rescatada por el público lector, quienes al igual que él, manifestaron su descontento en redes sociales y cómo esto a su vez ejerció presión en la prensa de México y posteriormente la internacional.

“Finalmente la librería hizo un pedido, pero lo cierto es que nunca se dijo por qué no se recibía el libro. Hay otros libros que no se reciben y yo creo que cada librería tiene derecho a vender lo que quiera, pero considero que también los consumidores tienen derecho a saber qué cosas no les venden y porqué”, comenta el autor en videollamada con Reporte Índigo.

El también guionista asegura que en el mundo virtual también los algoritmos, en ocasiones, operan a favor de la censura; sin embargo, se mantiene en opacidad el manejo de datos que pueden estar escondiendo el flujo de información.

“Creo que todos deberíamos ir a nuestra librería y de ser posible a nuestro director de informaciones del periódico o telediario que veamos y preguntarle ‘perdone, ¿de qué temas no va a dar información? Entenderíamos mucho mejor en que mundo vivimos y de qué cosas hay buenas novelas, porque si alguien importante no quiere que leas de algo, es de eso de lo que hay que escribir”, dice Roncagliolo.

El autor se reserva y prefiere no contestar si los atentados en contra de su vida han sido recientes o ya tiene tiempo de que ocurrieron.

‘Me interesa la fe, la religión’; Santiago Roncagliolo

El catolicismo, en la mayoría de los casos, trajo a América latina destrucción, por la alianza que se formó entre el gobierno y las instituciones religiosas.

También ha fomentado la ignorancia que aún prevalece en comunidades arraigadas y lejos de las grandes ciudades, pese a todo esto, Santiago Roncagliolo dice que le gusta observar este y otros ritos religiosos.

“Yo soy, por lo menos para el mundo de los escritores que es hiper-ateo, el religioso, no en el sentido de que sea un moralista católico, pero me interesa la fe, me interesa la religión, y creo que es una parte de nuestra cultura importante, de hecho, en Querétaro he estado yendo– esto te va a parecer una locura– a misa, a varias, a ver cómo es”, revela el periodista, quien se presentó en el HAY Festival.

Además, en países musulmanes, ha acudido a mezquitas; en Europa Oriental se ha adentrado en ritos ortodoxos; en su natal Perú, en las profundidades de la selva, ha estado con curanderos, porque quiere entender, por qué a las personas les gusta relacionarse con lo que desconocen.

“Cualquier interpretación que convierta a las personas en menos importante que los dogmas está equivocada religiosamente, es falsa, la religión es algo que nos hace admirar lo que es más grande que nosotros, como la humanidad o el universo; el que te dice que hay un cura que tiene derecho a abusar de menores no es un religioso, es un hijo de puta, no tiene ningún tipo de defensa religiosa”, afirma.

¿Perú en transición?

Después de décadas de que el poder estuviera en las manos de la derecha en aquel país sudamericano, del dominio de los Fujimori, y en medio de convulsiones sociales el año pasado, el 11 de abril se eligió a un nuevo presidente de izquierda, Pedro Castillo, por el partido Perú Libre, pero esto solo ha sido el inicio de un cambio que se tiene que ver a futuro, manifiesta Santiago Roncagliolo.

“Ese es un partido extraño, porque es de izquierda, pero de izquierda de los 60, o sea, todo el discurso de género no les interesa y son bastante misóginos y xenófobos, y eso es lo único en lo que están de acuerdo con la derecha; entonces, yo preferiría que estuvieran de acuerdo en todo lo demás”, argumenta el autor.

También puedes leer: La nueva novela de Mónica Castellanos es un homenaje para las mujeres olvidadas de la historia