Salma Hayek, actriz de origen veracruzano, reveló que durante los primeros días de la pandemia contrajo COVID-19, una enfermedad que casi le cuesta la vida el año pasado.

En una entrevista con la revista Variety, Hayek contó que pasó siete semanas confinada en Reino Unido, pero que se negó a ir a un hospital.

“Mi médico me suplicó que fuera al hospital porque estaba muy mal”, dijo, pero ella se negó a ser hospitalizada por el miedo de morir en un hospital y lejos de su familia.

“Dije no gracias. Prefiero morir en casa’”, indicó.

La productora de la serie de Netflix, Monarca, detalló que pasó al menos siete semanas en aislamiento total e incluso tuvo que utilizar oxígeno para poder respirar.

Lee: Salma Hayek: ‘No comparto violencia de México en mis redes porque afecta turismo e inversión’

Agregó que aún no logra recuperarse al cien por ciento, ya que ha notado que hay días en los que no tiene tanta energía.

Este año, Hayek, de 54 años, regresó a rodajes el pasado abril para la producción de “House of Gucci”, del director Ridley Scott.

Hayek interpreta a una clarividente que fue condenada por ayudar a Patrizia Reggiani (Lady Gaga) a orquestar el asesinato en 1995 de su exmarido Maurizio Gucci (Adam Driver).


Ha sido un rodaje sencillo porque no son muchas escenas. La película perfecta para volver a mi vida anterior. Ahora también hago cada vez más reuniones por Zoom, pero no muchas porque todavía estoy muy cansada

Salma Hayek


En este momento de su vida, la mexicana señaló que quiere enfocarse en su familia y hacer reír a la gente.

“Quiero disfrutar de mi adolescente, mi maravilloso esposo, mis animales. Me siento muy bien ahora, así que no quiero quejarme de las cosas. Pasé mucho tiempo quejándome y no quiero involucrarme en cosas como, esto debería ser de esta manera o de esa manera. Quiero hacer reír a la gente”, expresó.

Te recomendamos: Salma Hayek estrena serie de Netflix en septiembre: Monarca, el sabor de la traición