Para quienes creen que no hay mejor forma de medir el éxito de la escena rockera en México que en el extranjero, la muestra es Rock al Parque, el festival gratuito de rock más grande de Latinoamérica.

A 18 años de su primera edición en la ciudad de Bogotá, Colombia, la alineación de bandas mexicanas que participarán este fin de semana en el concierto masivo más emblemático de la ciudad, apenas cuenta con un acto: Vicente Gayo.

Al parecer ya no alcanzamos a igualar aquella exitosa participación de 1999 que contó con Café Tacvba, Molotov, Julieta Venegas, Control Machete, Guillotina y Víctimas del Doctor Cerebro.

Participaciones memorables como ésta y la de 2004 –cuando se sumaron Kinky y Ely Guerra– prácticamente han tenido que mezclarse y rehacerse en algunas ediciones posteriores. 

Pocos en México estamos conscientes de que el rock nacional tiene un gran peso en Centro y Sudamérica, tan es así que es el país que ha aportado más músicos al festival Rock al Parque como invitado internacional: más de 30 (le sigue Argentina).

Con los años, la participación de mexicanos se ha reducido a repetir en tres ocasiones a Kinky y Molotov y un par de veces a Fobia, Café Tacvba, Julieta Venegas, Plastilina Mosh, Panteón Rococó, Ely Guerra y Zoé.

Es un hecho que el festival colombiano ha apostado por músicos mexicanos consolidados, pero éstos con excepción de Zoé, forman parte de una generación que creó un sonido particular a finales de los 90.

No hay duda de que Molotov y los ‘Tacubos’ tienen una vigencia hasta nuestros días, sólo basta ver que #Yosoy132 adoptó “Gimme the power” como su himno de batalla, que ya por sí misma es una canción icónica, pero preocupa que casi o apenas a dos décadas de su debut no hay visos de otras bandas que los releven y hagan música digna de exportarse. 

‘Rockear’ a lo grande

A tres años de estrenar el documental “A los 15 uno ya es grande”, los organizadores festejan la mayoría de edad del festival con los ingleses de Steel Pulse, NOFX de Estados Unidos y Charly García de Argentina. 

Aunque a la sombra están los casi 350 mil asistentes de 2011 en el Parque Simón Bolívar, este año se perfila para ser un éxito y consolidarse en la escena internacional como un concierto maduro de convocatoria mundial, pero sobre todo que despacha talento colombiano hacia otros festivales del globo.

Mucho se ha cuestionado año tras año al interior de Colombia sobre el cartel de bandas invitadas, las sedes, fechas y hasta los afiches, pero lo que sigue vigente es el espíritu de tolerancia y apropiación del espacio público que comparten miles de adeptos al rock del interior y exterior del país amazónico.

Ejercicios como #AlParqueEnVozAlta realizado en Twitter por Radiónica FM/WEB para debatir con los organizadores del evento, se suman para que el proceso de selección y organización del festival sea transparente y  mejore.

No todo ha sido rock y parque en estos años, por suerte y para salud del rock en Latinoamérica es hasta el día de hoy una política pública que ha llegado a trascender por su convocatoria.

Rock al Parque
Parque Simón Bolívar
30 de junio, 1 y 2 de julio
Bogotá, Colombia
rockalparque.com.co