La expedición 56-57 de la Estación Espacial Internacional (ISS) llegará en junio con tres astronautas y un cuarto pasajero: CIMON, el primer robot con inteligencia artificial en viajar al espacio.

La máquina ayudará al jefe de la misión en una serie de experimentos: será su colega y hasta compañero de juegos. Pero su objetivo principal a medio plazo será servir como modelo para estudiar las relaciones entre humanos y máquinas inteligentes en futuras misiones y viajes espaciales.

CIMON es el acrónimo en inglés de Compañero Móvil Interactivo de la Tripulación, y con la forma de un balón y un peso de cinco kilogramos, el robot podrá flotar y moverse de forma automática.

En su creación participaron cerca de 50 ingenieros, expertos en robótica, informática, científicos del consorcio Airbus -división que construye aviones civiles-, el Centro Aeroespacial Alemán, y la Universidad de Múnich o International Business Machines Corporation (IBM).

La IBM aportó en buena parte en el cerebro de CIMON, basado en su sistema de inteligencia artificial Watson, que le permitirá a la máquina relacionarse con los astronautas con un lenguaje natural y asistirles en su trabajo, o incluso ponerles su canción preferida.

En el cerebro de CIMON, con un vocabulario de más de mil palabras, se cargaron planos y procedimientos del módulo Colombus, el laboratorio científico que la Agencia Espacial Europea tiene en la estación espacial.

El robot fue entrenado para identificar la cara y voz de uno de los astronautas con quienes viajará: Alexander Gerst.

PODRÍA INTERESARTE: ANIMALES ROBOT, UN REMEDIO PARA ALIVIAR DEMENCIA, ESTRÉS Y SOLEDAD