¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

LaCinemágora

Robin Williams y la depresión sonriente; ¿Qué es y cuáles son los síntomas?

Carlos Ramírez

Aunque Robin Williams no se suicidó específicamente por su depresión, este padecimiento es engañoso ya que puede estar oculto en la persona más feliz


Jul 21, 2019
Lectura 5 min
portada post

Aunque al principio deseaba aportar a su país por medio de la política, Robin Williams abandonó muy pronto su carrera, en ciencias políticas, y se dedicó a estudiar actuación.

Nacido el 21 de julio de 1951, su interés por el teatro y su habilidad para realizar stand-ups, y muchos chistes, conllevó a que fuese aceptado en varias obras menores a partir de 1976.

Sin embargo, el actor confesaría que desde que comenzó su carrera en la actuación utilizó drogas y alcohol para sobrellevar el estrés. Y es que aunque no utilizaba cocaína en el escenario, tras bambalinas Williams la utilizaba con frecuencia.

ROBIN WILLIAMS, CONOCIDO POR TODOS

Pero, el actor estadunidense dejaría el alcohol y las drogas por un buen tiempo e incursionaría en el mundo de las series y, más tarde, en el cine.

Y es que Williams fue un actor que se distinguió, singularmente, por su personalidad humorista, pero, al mismo tiempo por su excelente capacidad de actuar personajes de distintos carácteres.

Por ello, en la memoria de la historia del cine quedan varias de sus actuaciones que conforman una gran lista:

El profesor John Keating, en la Sociedad de los poetas muertos (1989)

Peter Pan, en Hook (1991)

El Genio, en Aladdín (1992)

Daniel Hillard, en Mrs. Doubtfire (1993)

Alan Parrish, en Jumanji (1995)

Jack Powell, en Jack (1996)

Sean Maguire, en El indomable Will Hunting (1997)

Hunter Adams, en Patch Adams (1998)

Andrew Martin, en El hombre bicentenario (1999)

SUICIDIO INESPERADO

Robin Williams se suicidaría el 11 de agosto de 2014 al atarse su cinturón al cuello y colgarse de la parte superior de un armario ubicado en su dormitorio.

De acuerdo con el reporte del Departamento del Sheriff del Condado de Marin, Williams murió por asfixia tras estar suspendido poco más de un minuto.

Pero, ¿qué llevó a Robin Williams a suicidarse?

LA DEPRESIÓN SONRIENTE

Aunque la esposa de Williams, Susan Schneider, confesó que su marido no se suicidó específicamente por depresión, sí señaló que la padecía.

Aún más, los médicos explicaron que Robin padecía demencia por cuerpos de Lewy, un raro padecimiento que se caracteriza por una combinación entre Alzheimer y Parkinson.

Sin embargo, por la forma cómo sucedió, la muerte del actor impactó a todo el medio, a sus seguidores y aún a aquellos que no lo eran. Dado que el contraste entre su personalidad y su suicidio era evidente.

Este fenómeno está asociado a la llamada depresión sonriente, la cual ha sido cada vez más asidua debido ya que parece ser indetectable. Y es que la mayoría de las personas asocia la tristeza con la depresión y la felicidad con un estado de bienestar.

Pero, de acuerdo con Eva María González, psicóloga integrante de Doctoralia, la felicidad o la tristeza no son factores ni síntomas que determinen a la depresión. Un depresivo puede estar sonriente y aun así tener pensamientos pesimistas.

“En la depresión sonriente se experimenta una depresión de forma oculta ya que la persona no exterioriza su bajo estado de ánimo y trata de aparentar normalidad, incluso aunque se le pregunte si le sucede algo”, señala la psicóloga.

Asimismo, confirma que los síntomas de esta depresión se manifiestan en los cambios de apetito de la persona, pérdida de peso y sueño así como fatiga. En otros pacientes se ha encontrado baja de autoestima y pérdida de interés en realizar cosas que antes provocaban felicidad.

De la misma manera, los pacientes que padecen la depresión sonriente piensan que no la tienen y llegan a concluir que el mundo estaría mejor sin ellos. Y creen que tener signos de depresión es una debilidad.

CAUSAS Y RIESGO DE SUICIDIO

Por último, especialistas han detectado que situaciones externas como el fallecimiento o la pérdida de un ser querido así como las expectativas no cumplidas determinan en gran manera a la depresión sonriente.

Incluso, varios señalan a las redes sociales como culpables de provocar un vacío en las personas al no conseguir la aceptación deseada.

Por ende, las personas con grados altos de depresión suelen tener pensamientos suicidas, por lo que podrían llevarlo a cabo para dar salida a su sufrimiento.

“En las noticias podemos ver cómo personas que mostraban en sus redes sociales historias de alegría y éxito y su entorno desconocía que estuvieran atravesando una depresión, deciden acabar con su vida”, declaró la psicóloga a la revista MUY INTERESANTE.

Finalmente, varios especialistas coinciden en que un amigo o la propia familia debe estar abierta a aceptar a quienes padecen la depresión. Mientras que se recomienda consultar a un doctor para llevar a cabo una terapia que conduzca a la superación de este padecimiento.

Te puede interesar: RESEÑA: CHUCKY, EL MUÑECO DIABÓLICO; ¿QUÉ CLASE DE BLACK MIRROR ES ESTE?


Notas relacionadas

Oct 13, 2019
Lectura 5 min

Oct 11, 2019
Lectura 4 min

Oct 10, 2019
Lectura 4 min

Oct 7, 2019
Lectura 4 min

Comentarios