Carolyn R. Bertozzi, Morten Meldal y K. Barry Sharpless, “por el desarrollo de la química del clic y la química bioortogonal“, la Real Academia Sueca de Ciencias decidió concederles el Premio Nobel de Química 2022.

Mientras que Sharpless y Meldal sentaron las bases para una forma funcional de química, “la del clic”, en la que los bloques de construcción moleculares se unen de manera rápida y eficiente, Bertozzi la llevó a una nueva dimensión y comenzó a utilizarla en organismos vivos.

“El Premio de Química de este año se ocupa de no complicar demasiado los asuntos, sino de trabajar con lo que es fácil y simple. Las moléculas funcionales se pueden construir incluso tomando una ruta sencilla”, explicó Johan Åqvist, presidente del Comité Nobel de Química.

En la investigación farmacéutica, ha existido el deseo de construir moléculas cada vez más complicadas, lo que ha motivado la recreación artificial de moléculas naturales con propiedades medicinales.

Si bien eso ha llevado a muchas construcciones moleculares admirables, generalmente consumen mucho tiempo y son muy costosas de producir. El trabajo de los laureados ayuda a contrarrestar esto.

Sharpless, quien recibe su segundo Premio Nobel de Química, en el 2000, acuñó el concepto de química de clics, que es una forma de química simple y confiable, donde las reacciones ocurren rápidamente y se evitan los subproductos no deseados.

De manera independiente, Meldal y Sharpless presentaron la llamada joya de la corona de la química del clic: la cicloadición de azida-alquino catalizada por cobre, reacción química eficiente.

Su uso se ha generalizado, por ejemplo, en el desarrollo de productos farmacéuticos para mapear el ADN y crear materiales que sean más adecuados para su propósito.

Carolyn Bertozzi llevó la química del clic a un nuevo nivel y logró mapear biomoléculas importantes, pero elusivas en la superficie de las células, los glicanos. La investigadora desarrolló reacciones clic que funcionan dentro de los organismos vivos, mientras que las bioortogonales tienen lugar sin interrumpir la química normal de la célula.

La Academia afirmó que estas reacciones ahora se utilizan a nivel mundial para explorar las células y rastrear los procesos biológicos. Utilizando reacciones bioortogonales, los investigadores han mejorado la orientación de los productos farmacéuticos contra el cáncer, que ahora se están probando en ensayos clínicos.

La medalla del Premio Nobel de Química

La medalla del Premio Nobel de Química fue diseñada por el escultor y grabador sueco Erik Lindberg y representa la naturaleza en forma de una diosa parecida a Isis, emergiendo de las nubes y sosteniendo en sus brazos una cornucopia. El velo que cubre su rostro frío y austero es sostenido por el Genio de la Ciencia

Te puede interesar: Impulsan el estudio de la mecánica cuántica y ganan Premio Nobel de Física 2022