Con el aumento de los casos de trombosis, el jefe del grupo de trabajo COVID-19 del regulador de medicamentos de la Unión Europea, Marco Cavaleri, pidió no aplicar la vacuna AstraZeneca en personas mayores de 60 años.

De acuerdo con el especialista, además de evitar administrar la vacuna en los más jóvenes también se debería abstener a los adultos mayores debido a los temores sobre trombos y ahora que hay otras vacunas disponibles.

La posición de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) es que la inyección de AstraZeneca es segura y puede usarse para todos los grupos de edad mayores de 18 años. No obstante, varios estados miembro de la Unión Europea han restringido su uso a los que tienen entre 50 y 65 años por casos inusuales de coágulos sanguíneos, sobre todo en los jóvenes.

“En un contexto de pandemia, nuestra posición era y es que la relación riesgo-beneficio sigue siendo favorable para todos los grupos de edad”, dijo el jefe del grupo de trabajo del COVID-19, Marco Cavaleri, al periódico italiano La Stampa.

Sin embargo, agregó que la cantidad de casos de COVID-19 está disminuyendo y, teniendo en cuenta que la población más joven está menos expuesta a los riesgos, podría ser mejor usar vacunas basadas en tecnología de ARN mensajero (ARNm), como las de Moderna y Pfizer-BioNTech.

Cuando se le preguntó si las autoridades sanitarias también deberían evitar administrar la vacuna AstraZeneca a personas mayores de 60 años, Cavaleri dijo: “Sí, y muchos países, como Francia y Alemania, lo están considerando a la luz de una mayor disponibilidad de vacunas de ARNm”.

Puedes leer: Extravasación capilar: EMA halla otro efecto secundario en vacuna AstraZeneca

A principios de semana, el gobierno italiano dijo que restringirá el uso de la vacuna AstraZeneca a personas mayores de 60 años, después de que un adolescente que recibió la dosis murió por una forma inusual de coagulación sanguínea.

El ministro de Salud italiano, Roberto Speranza, dijo que Italia continuará usando la vacuna AstraZeneca en los mayores de 60 años, incluidos aquellos que no han recibido una primera dosis.

G7 donará vacunas COVID a países pobres

Los líderes del Grupo de los Siete prometieron el domingo sacar al mundo de la crisis del coronavirus mediante la donación de más de mil millones de vacunas contra el COVID-19 a las naciones más pobres.

En la primera reunión cara a cara del grupo en dos años, los líderes hicieron promesas de apoyo a la salud mundial, la energía verde, la infraestructura y la educación, todo para demostrar que la cooperación internacional está de regreso después de los trastornos causados por la pandemia y la imprevisibilidad del expresidente estadounidense Donald Trump.

Durante su cumbre de tres días en el suroeste de Inglaterra, los líderes de las acaudaladas democracias del mundo, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, buscaron mostrar que es mejor ser amigos de las naciones más pobres que de rivales autoritarios como China.

“No se trata de imponer nuestros valores al resto del mundo”, dijo a los periodistas el primer ministro británico Boris Johnson, al final de la cumbre en Cornualles, un destino de playa. “Lo que nosotros como G7 debemos hacer es demostrar los beneficios de la democracia, la libertad y los derechos humanos al resto del mundo”.

El presidente estadounidense Joe Biden, en su primer viaje al extranjero como líder, dijo que fue una “reunión extraordinaria, colaborativa y productiva”. Johnson, el anfitrión de la cumbre, elogió el “fantástico grado de armonía”.