Más de 30 millones de niños, niñas y adolescentes regresaron a clases el pasado 24 de agosto. Sin embargo, las condiciones fueron muy diferentes para cada uno, mientras algunos retomaron sus clases en escuelas privadas con todas las herramientas tecnológicas como celular, computadora y acceso a Internet, otros lo hicieron en condiciones precarias, a través de los canales públicos, sin computadora, ni una conexión a Internet cercana.

En el Mercado de Jamaica Oliva ayuda con su tarea a Melany, una de sus tres hijos, quien a diario se levanta a las 5 de la mañana para irse al puesto con su mamá y tomar clases desde el celular.

Sandra, o Miss Gaby como la conocen sus alumnos, debe repartir su tiempo entre las clases de preescolar de Pablo y las clases que ella imparte a niños en el mismo grado que su hijo.

Alexandra es madre soltera y migrante venezolana. Busca sintonizar el canal de Aprende en Casa ll desde su puesto de dulces, ubicado frente al Hospital Balbuena. Su hija de cuatro años cursa el segundo grado de preescolar

Loana acaba de ingresar a la secundaria, sus padres le acondicionaron un lugar en su recámara con silla y escritorio, también le compraron una laptop para poder continuar con sus estudios.

También puedes leer: Así se vivió el regreso a clases a distancia