En una nueva búsqueda, el dramaturgo Víctor Hernández, de la compañía La Canavaty, decidió dejar de ver tan cerca su vida para tomar distancia y ver a Nuevo León con más claridad. Su intención era hablar de las realidades que envuelven a los otros y así poder entender desde la colectividad las problemáticas sociales que atañen a toda la sociedad.

Así nació Ese Boker en el campo del dolor, obra escrita y dirigida por Hernández, que está inspirada a partir del caso real de la desaparición del grupo musical Kombo Kolombia, cuyos integrantes fueron asesinados por el crimen organizado. Los cuerpos de 17 integrantes de dicho grupo fueron encontrados después de 6 meses de búsqueda, enterrados en una noria ubicada en Espinazo, Nuevo León; muy cerca de donde atendía el curandero Niño Fidencio.

El título de la obra hace referencia a uno de los sobrevivientes de la masacre, quien en la trama, resucita de entre los cuerpos de sus compañeros, partiendo de la idea de que “el Boker” está en un grado cero de su ser que está parado en la latitud exacta del espacio geográfico donde permanece el espíritu de santidad del Niño Fidencio.

“Con esta propuesta de teatro físico y musical busco retratar la violencia a la que están expuestos estos jóvenes de los barrios bajos que pareciera que no tienen identidad y ni un rumbo fijo en la vida. Sin embargo, esa es la confrontación que buscamos con el espectador para que desarrolle una nueva mirada distinta sobre el sincretismo de la fe y se sensibilice al espectar estas expresiones culturales que son los impulsos vitales de estos jóvenes que los alientan a seguir resistiendo”, explica el dramaturgo.

La obra, en la que actúan Samantha Chavira, Jonathan Rodríguez, David Colorado, Abraham Tornero, Ricardo Daniel e Hiram Kat, aborda los acontecimientos de desaparición y de aniquilación en masa, a partir de la corporalidad de los personajes que se construye a partir de los movimientos carnavalescos característicos de los matachines y de las peregrinaciones.

Ese Boker en el campo del dolor ofrecerá dos únicas funciones presenciales, el 18 y 19 mayo, a las 20:00 horas, en el Foro Shakespeare, ubicado en Zamora no. 7 Condesa. Además de dos funciones más por streaming el 22 y 29 de mayo, a las 18:00 horas.

Toma nota

El Niño Fidencio fue un curandero famoso en tiempos de la posrevolución y la guerra cristera. Se dice que curó a miles de inocentes afectados colateralmente por estas masacres.

La mayoría de sus seguidores eran analfabetas de sectores sociales marginados, quienes no eran atendidos por el Estado ni por la fe del catolicismo, como ladrones, homosexuales y enfermos mentales.

Entérate

Los boletos para las funciones se pueden comprar en la taquilla del teatro o a través de

https://boletos.shakespeareycia.com/eventperformances.asp?evt=155

También puedes leer: Del Teatro a la luna, pasando por el Foro Shakespeare