Mundial del 86, ¿lo recuerda? Mientras la selección azteca perdía frente a Alemania en la ronda de penales y la fiebre pambolera aquejaba a México, el personaje del monólogo Bambis dientes de leche se encontraba en su fiesta de cumpleaños número cinco. Dicho suceso pasó a la historia de una nación, pero también a la de este hombre que trae a su presente los alegres y nostálgicos recuerdos de su infancia.

Bambis dientes de leche no es una obra sobre futbol, es una semejanza entre la cancha, el escenario y la vida misma. Se trata de un monólogo sobre la visión del ser humano, del individuo construyéndose al centro de la pasión colectiva. Habla de los sueños, deseos y oportunidades; también de las circunstancias que nos hacen tomar decisiones importantes. De una niñez llena de ilusiones y miedos, así como de la libertad de expresarse con el fin de alcanzar la felicidad, aunque sea momentánea.

“Habrá quien sostenga que el teatro y el futbol no tienen punto de encuentro, mi opinión, muy discutible, es que hasta ahora no había encontrado esas similitudes; la principal, el lograr congregar a esa cantidad de seres en un lugar y tiempo determinado para ser testigos de un acontecimiento vivo. El futbol y el teatro son algo único”, asegura Antón Araiza, autor y actor del montaje.

Un piso de lona, un trapeador y una cubeta son lo único que acompaña al actor en escena.

Bambis dientes de leche forma parte de las obras ganadoras del Circuito Nacional de Artes Escénicas Chapultepec: Teatro y espacios independientes 2022 y su programación tendrá una gira del 2 de octubre al 27 de noviembre en Ciudad de México; Pachuca, Hidalgo; y Toluca, Estado de México.

En Ciudad de México se presentará el 2 y 9 de octubre, a las 18:00 horas, en Un Teatro; y el 12 y 19 de noviembre, a las 19:00 horas, en el Centro Cultural El hormiguero

Te puede interesar: La hora de todos, una obra de teatro ante el juicio final