Los lazos culturales y artísticos que unen a México y Chile surgieron hace décadas; una de los primeros referentes remite a 1922, cuando José Vasconcelos, entonces Secretario de Educación, invitó a la poeta andina Gabriela Mistral para colaborar en los planes de la reforma educativa y la creación de bibliotecas populares.

A partir de aquel encuentro se comenzaron a crear puentes entre ambos países, sobre todo en lo musical, abarcando desde la canción de protesta, hasta las rancheras y el rock. Sin importar las barreras geográficas, los artistas iniciaron un movimiento que, hasta hoy en día, se mantiene vigente.

Claudia Pereira decidió unirse a Miguel Solis, ambos desarrolladores y creadores de proyectos musicales, para hacer algo nuevo, un festival que mostrara y celebrara la unión histórica que hay entre las dos naciones, el resultado: Chilean Wey.

“Nació en plena pandemia, sin poder salir con las bandas de gira, dijimos ‘tenemos que hacer algo diferente’ y nuestra relación con México ha sido muy intensa, para Chile ha sido muy fuerte e importante para el desarrollo de los artistas, con esos puntos es donde empezamos a investigar la relación mexicana-chilena”, explica Pereira a Reporte Índigo.

Claudia comparte que se dieron cuenta, en los libros y documentales, de los inicios de los lazos musicales que hermanan a ambos países, por ejemplo, cuando las canciones rancheras se empezaron a escuchar en Chile en 1948.

“Y ¿qué pasa con el rock?, cuando La Ley llega a México en los años 80, abrieron el camino, después llegaron Los Tres, Los Bunkers, Lucybell, y así empezó un camino y corredor que no terminó nunca más. Lo que pasó con Café Tacvba y Los Tres, fue súper heavy, crearon una relación muy fuerte desde la composición”, relata.

Para la primera edición de Chilean Wey, a realizarse el próximo 4 de junio en el Pepsi Center WTC, participarán artistas responsables de abrir este camino: Los Tres y Ely Guerra.

“La colaboración de Ely con Beto Cuevas en el MTV Unplugged marcó los corazones de todos los chilenos, es muy importante, Gondwana con el reggae, desde ahí empezamos a crear este cartel”, abunda.

Y aunque ya hicieron oficial el cartel, la directora del festival no descarta que en los próximos días se sumen más talentos, pues otro de los objetivos es que el Chilean Wey sea una plataforma para difundir nuevos talentos.

Como parte de su curaduría musical, Pereira destaca que quisieron hacer una relación de artistas espejo.

“Los Daniels son de la misma época de De Saloon; Frank´s White Canvas con Elis Paprika, y artistas más nuevos como Nicoleta Spinelli. Queremos darle visibilidad a todos los talentos que podrían ser interesantes”, aclara.

Claudia cree que con este festival se puede crear un parteaguas para visibilizar el trabajo y propuestas artísticas de los países latinoamericanos y, así, refrendar sus lazos. Prueba de ello, es que se difundirá en vivo vía streaming hasta Chile.

Chilean Wey, un fruto del confinamiento

Además de romper fronteras, Claudia Pereira indica que la idea de este encuentro musical surgió hace dos años, durante el confinamiento, en uno de los momentos más complicados para crear un festival, pero que, desde su punto de vista, era la época indicada para no dejar de anhelar el reencuentro físico.

“Inició como un concierto y terminó como un festival, fue un camino que se fue armando, y me atrevería a decir que sin la pandemia quizá esto no lo hubiésemos hecho. El reto estuvo complicado, porque tuvimos que moverlo de fechas tres veces, nosotros íbamos a lanzarlo en junio de 2021”, cuenta.

“Esto no se había hecho nunca, un corredor así, entre México y Chile, es una apuesta estresante, pero emocionante”
Claudia PereiraDirectora del Chilean Wey

Todo el proceso de creación fue contra tiempo, de cancelar, posponer y volver a retomar. No obstante, nunca se fue la ilusión de que el Chilean Wey se volviera realidad.

“Dentro de las dificultades, que han sido bastantes, han habido sorpresas, cosas muy bonitas. La música sana y este tipo de encuentros son necesarios, hacen bien al alma. Nos dimos cuenta cuando lanzamos el festival y cómo fue recibido, parece que sí necesitábamos hacer algo así; ha sido complejo, atrevido, pero también era el momento justo, nace en estos momentos, tenía que ser así”, declara.

Pese a los ocho mil kilómetros que separan a ambos países, más el COVID, Claudia revela que, aunque fue muy complejo el camino, todo valdrá la pena al ver a la gente asistir a este evento, el cual, adelanta, tendrá su segunda edición el siguiente año, con el fin de que se vuelva un encuentro anual.

Además, este mismo cartel se presentará en enero de 2023 en Chile. Por lo que, espera, con el paso del tiempo sea un referente musical, sin quitarle el mérito, por ejemplo, al Vive Latino.

“Todo se convierte en decisiones rudas y sabemos que se vienen tremendos conciertos cada fin de semana. Más allá de los festivales enormes, nosotros estamos muy claros en la identidad del proyecto, es una experiencia, y ‘Chilean’ fue creado como un corredor musical que busca posicionarse e internacionalizarse”, precisa.

El realizar por primera vez este evento le deja muchos aprendizajes a Claudia Pereira, como concretar lo que otros verían como algo imposible, crear un nuevo festival musical en medio de una pandemia.

“Aprendizajes, hay millones, desde el funcionamiento de nuestras industrias, que son tan distintas, el querer hacer algo en otro país y soñar, aprender a conocer la gente y nuestra cultura tan distinta, ya sabíamos que éramos diferentes, a la vez que nos queremos mucho, porque hay algo inexplicable entre nosotros, somos un gran equipo”, puntualiza.

También puedes leer: Festival Coachella 2022: ¿Cuándo y dónde ver la transmisión en vivo?