La narrativa en torno a cómo la Reforma Eléctrica violenta los derechos humanos en México, debido a que se impide tener una vida sustentable a futuro, es un discurso que impulsan activistas, abogados y asociaciones civiles que desean un real cambio en el país; de todos ellos, en su mayoría, son jóvenes.

Para que esta preocupación traspasara los límites de la capital, crearon No quemen nuestro futuro, podcast de seis episodios que describe paso a paso la lucha de este problema anquilosado por querer seguir utilizando combustibles fósiles en México, cuando el resto del planeta apuesta por las energías renovables.

Pese a que recientemente se echó para atrás la Reforma Eléctrica en el Congreso de la Unión, existen dos amparos promovidos por la Asociación Civil Nuestro Futuro, en caso de que entrara en vigor la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), y estos siguen su curso hasta la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN), para evitar a toda costa los planes de que continúe la visión del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El primer amparo representa a más de 30 organizaciones, mientras que el segundo es para respaldar a 200 jóvenes mexicanos que piden la suspensión de la Ley, marcando un hecho histórico en el país, porque dejaría el precedente de que una persona en lo individual podría demandar al gobierno por el incumplimiento de los compromisos climáticos internacionales

“Estos amparos van a seguir su camino, creemos que sí se van a ganar en la SCJN y que a partir de esto se va a establecer el precedente constitucional en términos climáticos, de que los jueces les digan a las autoridades que le hagan cómo quieran con su política energética, específicamente eléctrica, pero que no pueden vulnerar el derecho a un medio ambiente sano y que tienen que priorizar que haya más energía limpia y menos energía sucia en este proceso de transición”, comenta Nora Cabrera, abogada de Nuestro Futuro A.C.

La litigante considera que pueda darse una resolución definitiva a los juicios de amparo en alrededor de ocho meses, máximo un año, pero en caso de que haya un hipotético revés donde se logre imponer la Ley que desea impulsar Andrés Manuel López Obrador para primar a los combustibles fósiles, los abogados acudirían a las instancias legales superiores en el continente americano.

Óscar Mendoza, quien también es parte del equipo jurídico de Nuestro Futuro A.C., augura que, pese a que la LIE no está del todo aprobada, se puede lograr su total suspensión en la SCJN, con la presión de los amparos promovidos, debido a que esto es de un real interés nacional en los adultos jóvenes que están ahora en la toma de decisiones y quieren dominar la agenda política de México.

“Lo que les queda es la LIE, no obtuvieron una Reforma Eléctrica en materia constitucional, y la LIE está suspendida, porque los amparos siguen vigentes, lo que dijo la SCJN hace un par de semanas es que no se logró la constitucionalidad de la LIE y la gran mayoría de los ministros, siete de 11 dijeron que ‘esa Ley sí es inconstitucional’, todavía no se logra la inconstitucionalidad completa, pero a la fecha el gobierno no puede implementarla, ellos no han ganado esta lucha”, expresa el litigante.

Toda esta información, además de la crónica que ha sucedido desde meses atrás durante la pandemia, sobre cómo los jóvenes externan su preocupación por un México que le apueste a las energías renovables, están dentro del podcast, que ya se encuentra disponible en todas las plataformas digitales de manera gratuita.

¿Los jóvenes de todo México?

El podcast en definitiva logra ampliar la discusión de las energías renovables a distintos sectores, pero, ¿qué pasa con todos aquellos que están lejos de las ciudades? Quienes están en el campo, en el desierto, en la sierra y no conocen de temas ambientales.

La abogada Nora Cabrera comenta que esta población tiene un menor impacto ambiental que los ciudadanos promedio.

“Estos jóvenes, que como dices, trabajan en el campo o tienen otro tipo de actividad, son mucho más conscientes y su huella ecológica es mucho menor a lo que significa la huella de quienes vivimos en la ciudad o que tenemos acceso a estos medios electrónicos, eso es parte de la importancia del movimiento climático”, dice la abogada.

Por su parte, Mendoza ahonda en que es clara la desigualdad social en México y en el mundo, sobre todo, en temas ambientales, por ejemplo, si se protesta desde una perspectiva citadina, los medios tienen una mayor cobertura, como sucedió con los jóvenes que se manifestaron en la CDMX, pero cuando hay activistas en el interior del país, corre el peligro de silenciarlos inmediatamente, con amenazas y, en el peor de los casos, con la muerte.

Fidel Heras, Julián Carrillo e Isidro Baldenegro son solo algunos mexicanos que han sido asesinados por defender el campo y la tierra para causas ecológicas, por ello para los abogados es necesario cambiar el sistema político desde adentro y seguir la lucha ambiental por vías pacíficas.

“Si te tocó nacer pobre, es casi imposible, según los estudios, el salir de esa pobreza y parte de eso tiene que ver en la manera en que consumimos y cómo está diseñada la política pública, también por eso creemos que hay que hacer un cambio sistémico, porque sin él, iremos de pelea en pelea menor y tenemos que ir por la batalla grande, que es que el gobierno se tome todo esto en serio”, agrega Mendoza.

¿Sancionar al Gobierno mexicano?

En el Protocolo de Kioto, de 1997, se establecieron los bonos de carbono, créditos internacionales para reducir y descontaminar una tonelada de CO2, los cuales son adquiridos por empresas o particulares, quienes reciben un certificado de que han mitigado el cambio climático; al cuestionar a los abogados de si han pensado aplicar un castigo simbólico al gobierno con este criterio, dijeron no haberlo considerado, pero ahora lo piensan incorporar a futuro.

“Está buena la idea, creo que hasta en una posición simbólica sería algo interesante, porque como tal no se ha legislado el tema del bono verde en México, todo gira en torno a buenas prácticas y acciones, pero creo que a mí me parece algo muy interesante”, platica Nora Cabrera.

También puedes leer: Una Reforma Eléctrica con nueva manera de pensar