¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
doPlay

OyeMujer

Raymix, de la NASA a la electrocumbia

Hidalgo Neira

Edmundo Gómez Moreno ha alcanzado el éxito bajo el nombre artístico de Raymix, el mexicano habla en entrevista con Reporte Índigo sus grandes pasiones y gustos, como el espacio, los distintos géneros musicales así como invita a los jóvenes a votar


May 9, 2018

El nombre de Edmundo Gómez Moreno tal vez no diga mucho, o casi nada, pero el de Raymix sí. El artista ha revolucionado la escena de la electrocumbia con su éxito “Oye mujer”, el cual cuenta con más de 200 millones de vistas en YouTube, lo que hizo que Juanes volteara a verlo, para que juntos grabaran una nueva versión del tema. El joven de 27 años tiene un pasado, poco conocido, pero que incluso lo llevó a poner los pies en la NASA.

El ingeniero en aeronáutica nació en San José del Vidrio, Estado de México, desde pequeño le llamó la atención el espacio y el cosmos, cree en una divinidad superior con la que se siente agradecido, pero ante todo él nunca ha visto obstáculos para alcanzar el éxito en su vida.

El artista originario del Estado de México ha logrado cerca de 200 millones de reproducciones de su tema “Oye mujer” en Youtube

Con tan solo 27 años de edad Edmundo Gómez empezó con lo más rudimentario para hacer música en su lugar de origen, acondicionando su cuarto con colchones para amortiguar el sonido y lanzar “Oye mujer” en 2015 que pertenece al género de electrocumbia.

“Me gusta la cumbia, me gusta el sonido, me gusta lo que te hace sentir, me gusta la idea de ¿qué hace que una pareja baile? El baile es una expresión corporal, es un lenguaje, el cuerpo habla y que hermoso es cuando dos almas físicamente tienen un momento juntas, esto se logra con cumbia, con salsa, por eso me encanta”, explica el intérprete en entrevista para Reporte Indigo.

Respecto a cómo percibe el ambiente social en México, Raymix cree que antes de buscar endurecer la ley hay que seguir incentivando la educación, porque eso es lo que a él le ha sacado adelante.

“Si hay una oportunidad de hacer desarrollo el país va a avanzar, porque antes de contratar más policías o de poner más rudas las leyes, hay que empezar por la educación, la base. Dar oportunidades –sí hay oportunidades pero son un poco complicadas de conseguir– yo he conseguido oportunidades, a mí me han regalado becas, es difícil pero no es imposible”

- Raymix

Ingeniero y músico.

Raymix se encuentra por lanzar su primer disco el 18 de mayo, “Oye mujer” en su versión Deluxe bajo el sello de Universal Music, además de que Juanes ya le hizo un remix al tema homónimo del disco.

¿Músico o ingeniero?

Se debate entre cual puede ser su más grande pasión, si la música o la ingeniería, piensa por un momento en silencio y al pronunciar las palabras, el joven se delata emocionado por tener que escoger entre las dos opciones.

“La música es un lenguaje, en el que el alma habla, se entiende sin necesidad incluso de haber palabras, yo te puedo poner una sinfonía y te dice ‘amor, felicidad, tristeza’ pero ¿qué pasa con la ingeniería? La ingeniería es aquella cosa que hace que ocurra magia ¿por qué? ¿Cómo le haces para que un objeto de 30 toneladas vuele? Con magia (…) es ingeniería, entonces ambas cosas son tan importantes, pero a mi creo yo que me llena un gramo más la música”, argumenta Raymix.

Más allá de que su primer éxito le surgió en un momento cuando escuchó en la NASA el tema “Vamos a comernos eso” de Sonido Condor, su gusto musical es ecléctico pasando por el ranchera mexicana, pop latino y más.

“Me gusta mucho el trabajo de un artista que se llama Siddhartha (…) Marco Antonio Solís, admiro su trabajo, su persona, su calma, temple ¡Híjole quiero aprender! (risas) Juan Gabriel en paz descanse, un virtuoso… Joan Sebastian y más internacional musicalmente hablando de la parte académica me gusta mucho el trabajo de Chopin – Nocturno mi menor– me siento en la Segunda Guerra Mundial”, confiesa.

Además aprecia a Bach del periodo barroco, también le gusta escuchar a compositores hollywoodenses como John Williams, Hans Zimmer – de quien destaca los trabajos en “El origen” (2010) e “Interestelar” (2014)– y de cantantes pop se siente fascinado por Celine Dion, Sarah Brightman y Adele.

La elección millennial

¿Por quién votará Gómez Moreno en las urnas presidenciales? La realidad del cantante es que por más que quiera emitir el sufragio no podrá hacerlo al menos este 2018, ya que recientemente extravió su credencial para votar, aunque si exhorta a que los jóvenes salgan a exigir su derecho de una elección libre.

“Yo por azares de que soy una persona bien despistada perdí mi credencial, entonces no voy a poder votar, pero yo creo que si es importante que la gente intente hacer su voto”, comenta.

De a qué candidato acercarse, él siente que estamos nuevamente en una contienda del menos peor y que esto ocurre no solamente en México sino también en otras latitudes del globo.

“Hasta en Estados Unidos, Hillary Clinton tenía ciertas cosas pero Trump, su mentalidad un poco restrictora… es difícil el tema, pero yo espero que la gente analice lo mejor posible su voto y que lo ejerzan”, dice decidido Edmundo Gómez.

De sus inclinaciones políticas personales él cree que la izquierda podría ser la opción más viable, por como recibió consejo de un amigo que estuvo con él en la NASA cuando fue por parte de un programa estudiantil de intercambio con el Instituto Politécnico Nacional.

“Yo le comentaba que no me quedaba tan claro la diferencia entre la izquierda y la derecha, pero me dijo ‘la izquierda es bá- sicamente cambiar un poco las cosas para incentivar el desarrollo’ pues yo soy una persona que hace ingeniería (…) para mi el desarrollo es muy importante, tantos millones de años de evolución como para no querer evolucionar, entonces yo creo que soy un perfil izquierdista”, revela.

Su mayor premio

Ha recibido múltiples galardones tanto nacionales como internacionales, entre los que destaca el premio estatal de la juventud, un reconocimiento por desarrollo aeroespacial en la NASA en la Cámara de Diputados y más, pero realmente su mayor incentivo es el aprecio de la gente por su música.

“Para mi todos los premios los recibo como que igual (…) el reconocimiento no es tangible, es cuando veo dos cosas: cuando veo a una persona llorar lagrimas escuchando una canción mía, eso a mí… uff, eso es un nivel ya muy alto, creo que ni el Grammy me lo puede otorgar, digo el Grammy es una cosa que ¿a quién no le gustaría? Pero ¿qué alguien llore con una canción tuya? Y número dos, ver a un niño bailar mi canción y cantarla, me muero”, expresa con regocijo.

Comentarios