En 1942, Nicaragua le dio al mundo a uno de los mejores escritores de habla hispana. Sergio Ramírez se ha convertido en un referente internacional y su importante trayectoria por las letras lo ha hecho merecedor del Premio Cervantes, lo que lo convierte en un personaje de la historia de América, ya que es el primer centroamericano en recibir el galardón.

Atrás quedan los tiempos del joven con ojos tristes y cabello bien peinado que estaba a punto de iniciar su carrera en derecho y quien años más tarde, escribiría su primer libro de cuentos. El inicio de un camino de éxitos.

En el último texto de Sergio escrito para su blog en un diario español, el centroamericano invita a sus lectores a entrar a la casa de Miguel de Cervantes Saavedra. Ese lugar al que se refiere Sergio es una metáfora a un libro en el que, explica de mejor manera el autor, siempre hallará las puertas abiertas.


“Un libro es como una casa de muchas habitaciones, cada una con un decorado diferente, y uno puede asomarse, primero desde afuera, a través de las múltiples ventanas, y, así seducido, entra a vivir en esas estancias cordiales y acogedoras, porque siempre hallará abiertas sus puertas”

Sergio Ramirez

Escritor

ió estas líneas a principios de abril, mes que será guardado en su memoria y en la de todos los nicaragüenses ya que recibirá de manos del Rey Felipe VI de España, el Premio Cervantes, un galardón que le fue otorgado por lograr con su obra convertir la realidad en una obra de arte así como reflejar la viveza de la vida

Pero el Cervantes no será el único premio que estará en la casa del autor, sino que estará acompañado del Premio Internacional Dashiell Hammett, el cual ganó por su obra Castigo divino (1988); del Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera francesa, por Un baile en máscaras (1995); por Margarita está la mar, que lo llevó a recibir el Premio Alfaguara de novela en 1998, y del Premio Latinoamericano José María Arguedas, en el 2000

El escritor, periodista, político y abogado reveló en una ocasión que, por año, sus manos tocan y sus ojos traducen entre 60 y 70 libros, a los cuales, les brinda una calificación y una bitácora que le ayuda a recordar el tema y la opinión que tuvo ante éstos.

Una vida de letras y leyes

A pesar de que Sergio Ramírez ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de León, en Nicaragua, con 17 años en 1959, no fue hasta 1964 que se graduó como Doctor en derecho.

Durante esos años, el ahora ganador del premio Cervantes creó una revista experimental llamada Ventana, de la mano de Fernando Gordillo, un poeta, crítico y ensayista nicaragüense; en la que estudiantes universitarios expresaban, mediante el arte de la pluma, sus vivencias en un país que, para esos años aguardaban aún sin conocer de manera específica la Revolución Sandinista.

De dicho evento histórico Sergio encabezó en 1977 al grupo opositor “Los Doce”, integrado por intelectuales, empresarios, sacerdotes y dirigentes civiles, en apoyo al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), un partido político de origen izquierdista fundado por Daniel Ortega Saavedra, quien gobernó el país entre 1979 y 1990.

“Los Doce” era un apoyo en lucha contra el régimen del entonces presidente Anastasio Somoza, quien mantuvo en el país centroamericano su poder autoritario y absolutista bajo la dictadura que vivieron.

La vida política de Sergio inició el mismo año en que Ortega se volvió mandatario, pero no fue sino hasta 1985 que el escritor fue nombrado vicepresidente.