Las tlayudas, o “clayudas”, originarias de Oaxaca, se encuentran al centro de la conversación en redes sociales después de que una mujer vendiera una versión de este platillo en el recién inaugurado Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). 

Sin embargo, muchas voces clamaron que lo comercializado por la mujer no era una auténtica tlayuda, platillo originario de Oaxaca. 

Te sugerimos: Negocios y tiendas en espera para entrar en el AIFA

Las “tlayuda” vendidas en el AIFA consistían en una tostada de masa azul ovalada, grande, a la que se le colocaron encima frijoles, queso, nopales y salsa, una preparación alejada de la tradicional. 

El platillo oaxaqueño además de hacerse con una masa distinta, lleva otros ingredientes que la hacen un platillo inigualable de la cultura mexicana. 

¿Cuáles son los ingredientes de una tlayuda? 

El nombre de este platillo proviene del náhuatl tlao-li, que significa maíz desgranado, término complementado con el sufijo uda, que denota abundancia,

Mientras que las tlayudas que se comercializan en el centro del país, especialmente en la Ciudad de México y el Estado de México, son de maíz azul y no llevan carne, las de Oaxaca, estado de origen de este delicioso platillo, se acompañan de varias cosas. 

La tlayuda oaxaqueña se trata de una tortilla de maíz blanco, circular, de entre 30 y 40 centímetros de diámetro. 

Una de sus características más importantes es la consistencia, pues no se trata de una tortilla flexible, pero tampoco de una tostada. Algunos expertos en gastronomía la califican como “correosa”. 

Normalmente son cocidas en comales de barro, generalmente por mujeres de la región San Antonio de la Cal, Oaxaca, quienes a su vez las llevan a la ciudad de Oaxaca para su comercialización en sitios como el mercado Benito Juárez. 

Tras ser cocidas seguirían en un tenate, un recipiente hecho con hojas de palma, lo que le ayuda a tomar su conocida consistencia. 

A esta tortilla se le cubre con asiento, tipo de grasa obtenida a partir de manteca de puerco, frijoles negros, y alguna carne como tasajo, similar a la cecina producida en Morelos y Guerrero pero más gruesa, chorizo, o cecina de cerdo enchilada. 

El platillo suele ser coronado con aguacate y quesillo, conocido como “queso Oaxaca” en el centro del país. En algunas ocasiones también se le pone lechuga o col picada.

En la mayoría de regiones de Oaxaca, la tlayuda se sirve con un chile verde asado, conocido como chile de agua, cebollitas cambray también asadas, y opcionalmente limón, rábanos y ramas de una verdura llamada chepiches, típica del estado. 

Desde 2010, la tlayuda forma parte de los platillos oaxaqueños que fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco.