México declaró el lunes estado de emergencia sanitaria por la Covid-19 y extendió la suspensión de actividades no esenciales en el sector público y privado hasta el próximo 30 de abril.

La recomendación de las autoridades de quedarse en casa puede afectar tu sueño y despeño en el día.

De acuerdo con Diego Redolar, profesor de psicobiología e investigador del Cognitive NeuroLab de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), la falta de sueño por dormir menos horas o con una calidad no adecuada “repercute tanto en aspectos cognitivos como de salud mental”.


Si dormimos mal estamos más irritables, más ansiosos y con el estado de ánimo más decaído

Diego Redolar


El encierro debido a la infección por el nuevo coronavirus (el virus SARS-CoV-2) propicia en algunos casos un desmejoramiento físico y mental al no recibir exposición a la luz natural, reducirse la actividad física y perder las rutinas diarias.

Lee: Panorama sombrío en la India ante Covid-19

Nuestro reloj biológico se sincroniza con el ritmo de la naturaleza, pasar mucho tiempo en casa reduce la exposición a la luz y esto puede causar cierto caos en nuestros horarios.

La falta de regulación del sueño también altera nuestro reloj biológico.

Además, el confinamiento puede generar ansiedad y sensación de falta de control de la situación, que puede repercutir en el sueño.

En México, algunas personas llevan más de dos semanas en confinamiento para evitar la propagación del Covid-19.

Si en los últimos días has presentado dificultades para conciliar el sueño, tal vez el ASMR pueda ayudarte.

ASMR, tendencia que ayuda a relajarse

Ciertos sonidos o frecuencias son capaces de provocar un efecto placentero en el cerebro de algunas personas, incluso pueden causar un cosquilleo.

ASMR son las siglas de Autonomous Sensory Meridian Response (respuesta sensorial meridiana autónoma).

Es un fenómeno biológico relacionado con la percepción de ciertas sensaciones asociadas con el bienestar y el placer, como hormigueo en la espalda, el cuello y la cabeza, generalmente como respuesta a estímulos auditivos

El término apareció por primera vez a principios de 2010.

Pese a que comunidad científica apenas se ha interesado en el tema, la tendencia se ha vuelto popular en los internautas.

Sin embargo, algunas personas han señalado que no sienten ningún tipo de reacción al escuchar estos sonidos.

En 2017, se realizaron los primeros estudios que buscaban entender este fenómeno. A pesar de que no lograron explicar su origen, los resultados arrojaron que el cerebro de las personas capaces de tener reacciones ASMR funciona de forma diferente.

No todas las personas lo experimentan y algunos sienten un total rechazo a estos sonidos.

De acuerdo con el doctor Nick Davis, psicólogo y neurocientífico en la Universidad Metropolitana de Manchester, el ASMR reduce el ritmo cardíaco y hay cambios en la actividad electrodérmica.


El ASMR puede ayudar al espectador a dormirse o relajarse

Nick Davis

Según el doctor, el espectador entra un estado psicológico específico compatible con la calma o el confort.