Hace 500 años, en agosto de 1521, cayó Tlatelolco, la última defensa de la gran ciudad Tenochtitlán. Justo ahí inició un proceso de construcción de la nacionalidad mexicana, de una simbiosis de cultura que también permite este año conmemorar el bicentenario de la consumación de la Independencia de México.

“Fueron episodios dolorosos y sangrientos, civilizaciones ancestrales originarias se vieron súbitamente destruidas o fragmentadas para tener que adaptarse a una realidad impuesta y dar inicio a la colonización”, dijo el rector de la UNAM, Enrique Grauer, durante la presentación del programa México 500.

Con estos 500 años, aseguró Grauer, se definió un nuevo rumbo que dio origen a una nueva nación, así que el encuentro y la unión de esas civilizaciones definió lo que ha sido y lo que actualmente es México como país.

“A 500 años contamos con la oportunidad de mirar ese pasado para reflexionar sobre él y analizarlo desde diferentes ángulos. Desde el crisol de la diversidad de disciplinas se consideren con atención los grandes pendientes como resultado de la fusión de culturas que aún tenemos, como las desigualdades y las añejas injusticias; la sociedad patriarcal y machista; la discriminación por las preferencias sexuales, raza, color de piel o por condiciones sociales o económicas, y que son un gran pendiente desde hace cinco siglos”, expresó el rector de la UNAM.

Por ello, México 500 es el resultado de la colaboración de muchos universitarios que ponen al alcance de todos un amplísimo programa que lleva a la reflexión y al análisis de lo que pasó, lo que está pasando y las acciones que se deberán tomar para mejorar la realidad mexicana.

Las actividades para conmemorar la caída de Tenochtitlán

En conferencia de prensa, Paola Morán, secretaria técnica de vinculación de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM y secretaria técnica del Consejo de México 500, afirmó que la Universidad presentaba la suma de esfuerzos de todas sus áreas en un vasto programa académico, cultural y artístico para reflexionar en torno a los sucesos que a partir de la caída de Tenochtitlán transformaron al país y en última instancia al mundo entero.

“En el seno mismo del Consejo pensamos nombrarlo México 500 para que fuera lo suficientemente amplio y pudiera acoger las voces más diversas y plurales. También es suficientemente amplio para acoger a las dependencias y áreas de nuestra Universidad”, dijo Morán.

La programación contará con distintos ejes temáticos. El primero es el “Histórico-social”, seguido por el “Cultural y Artístico” y, finalmente, el de “Reflexión sobre el presente”. Dentro de los ejes transversales se encuentran “Pluralidad”, dado que es el espíritu mismo de la Universidad; luego está “Multi, Inter y Transdisciplinariedad”; “Inclusión”; “Perspectiva de género” y “Descentralización”.

“Este programa se construyó poco a poco desde el año pasado, 2020; primero con la participación de las áreas que integran el Consejo asesor, para después ampliarse a la REDEC, que está integrada por más de 120 dependencias”, explicó la secretaria técnica.

Hasta el momento, México 500 tiene más de 250 actividades que se van a realizar desde este año, hasta junio de 2022. Las de este primer semestre serán virtuales, esperemos que las del segundo puedan ser presenciales.

Todas las actividades, entre las que están cine, danza, teatro, publicaciones, coloquios, seminarios, diplomados, cursos, programas de tele y radio, exposiciones y actividades deportivas, van a poder consultarse en la plataforma mexico500.unam.mx.

Lugar de memorias

En agosto se realizará la inauguración del Centro de Interpretación Xaltilolli, en el Centro Cultural Tlatelolco; el recinto tendrá un programa artístico, cultural y de extensión desde el ejercicio de las memorias.

Este Centro contará con una nueva propuesta museográfica y resguardará el Fondo Universitario de Arte Indígena.

También puedes leer: Colnal discutirá 500 años de conquista