El artista Mario García Torres recibió una invitación de la Colección Isabel y Agustín Coppel para que seleccionara piezas que se pudieran exhibir; sin embargo, el proyecto fue creciendo hasta crear Destino, un ensayo museográfico que se presenta en el Museo Experimental el Eco.

“Cuando vi las obras que quería exhibirlas lo que me quedó claro era que necesitábamos activarlas de alguna manera, no solo exhibirlas en un museo, sino activarlas con actos en vivo y después de mucho tiempo de pensar en abstracto, fue que apareció el Eco como opción para hacer la muestra”, explica García Torres.

La esencia del recinto mismo abonó a la idea de Mario, ya que, si bien actualmente el Eco es un museo de artes visuales, fue un espacio creado para teatro y danza. Así que empezaron a mezclar ideas hasta dar origen a Destino.

“También tiene que ver con celebrar un cierto número de prácticas de artes que no enaltecen el progreso ni el neoliberalismo, sino más bien celebran los momentos que van en contra de esto, el desencanto, el fracaso y la desilusión, que son ideas que por lo general van en contra del discurso progresista”, explica García Torres.

Con eso en mente, el artista comenzó a reflexionar sobre que en México dichos conceptos son más cotidianos que los conceptos progresistas. “Vivimos en un país en desarrollo y todo indica que continuaremos así”, opina.

En la muestra, las distintas obras que se presentarán serán continuamente activadas y desactivadas mediante un juego de luces y sonido en un tipo de coreografía. En otros momentos, la exposición se vuelve un escenario real en donde diversos actos y personajes confluyen.

“La pensé como un escenario teatral, donde las esculturas también parecen ser objetos de utilería, porque quería generar una exposición que esté cambiando, que nunca sea la misma, y todo eso aunado a hacer una obra de teatro”, asegura.

En otros momentos, Destino parece ser un programa de televisión, como una especia de talk show de entrevista, en donde los entrevistados son esculturas.

Toma nota

Fechas de performances:

22 y 29 de septiembre

6, 20 y 27 de octubre

La asistencia a los performances es de aforo limitado. El acceso será únicamente por registro previo en la plataforma que estará activa desde la página del museo

Te puede interesar: INSITE: Speech Acts, el performance que retoma el pasado para hablar de los problemas actuales