El usuario suele darse cuenta del fraude hasta después de la segunda o tercera factura, según datos de Kaspersky Lab


Los mensajes les invitan a participar en concursos y juegos, y a descargarse todo tipo de videos o aplicaciones 

Si eres de los que no saben en qué se gasta tanto dinero al llegar la factura del smartphone o bien, el paquete de datos que contrataste nunca te dura hasta final de mes y tienes que contratar más… ¡Cuidado!, podrías ser uno de los miles de usuarios que caen en los llamados, poco conocidos y muy odiados “fraudes Premium”.

La mayoría de las veces, esto sucede cuando navegas por internet desde tu móvil y casi siempre es de forma involuntaria, por lo que el usuario no se da cuenta cuando accede a un servicio de este tipo, pero cada mes, el gasto se refleja en la factura.

Lo peor del caso es que, por más que te quejes, la responsabilidad final recae en el usuario porque fue éste quien “aceptó” el servicio aunque no haya sabido que lo hizo.

El SMS Premium es mejor conocido como “el rey del fraude”, esto porque desde hace años es una práctica que ha ido adquiriendo cada vez más auge. Es una forma fácil y rápida de obtener dinero sin mucho esfuerzo ni complicaciones, que además, las compañías de telefonía móvil obtienen ganancias de ellos por lo que no se preocupan demasiado al respecto.

Sin embargo, debido a las quejas de los usuarios, en países europeos ya se aplican ciertas restricciones a las compañías, la mala noticia es que en la mayoría de los países no se tienen leyes tan estrictas en cuanto a los fraudes electrónicos.

Justo en la trampa

En la actualidad, los SMS no se usan tanto, pues el desarrollo de las redes sociales los han ido desbancando, es aquí donde radica el problema.

Cuando se navega por internet desde una computadora se puede caer en la trampa sólo con dar un click en alguna ventana emergente de navegador y/o introducir el número telefónico en sitios que requieren enviarte: ya sea el resultado de tu test de IQ o amoroso, o bien, para enviarte un obsequio e incluso tiempo aire (saldo) que has ganado o vas a ganar con sólo introducir tu número de teléfono. Si lo haces ¡ya caíste justo en la trampa!

La compañía informática Kaspersky Lab asegura que se trata de toda una red de estafa.

“El proceso es tan simple como descargar una app que tan sólo al ejecutarse puede leer tu número de teléfono, conectarse a internet y dar de alta tu número en una página web de servicios Premium”, explicaron los especialistas de Kaspersky Lab.

Todo esto termina por convertirse en una verdadera pesadilla para los usuarios, que en muchos casos son menores y suelen tener implicaciones más severas, porque algunos casos tienen que ver con pornografía que contratan sin saber.

No hay responsables

En nuestro país, las compañías de telefonía móvil tienen mucho que recorrer en materia de seguridad, pues son los principales prestadores del servicio de internet.

Además las autoridades no pueden hacer nada ante las cientos de quejas, pues es un servicio que “fue contratado por el cliente”, aunque éste no haya sido ciento por ciento consciente.

Otro de los problemas al que se enfrentan los usuarios, y que es más preocupante aún, es el hecho de que al querer dar de baja el servicio se encuentran con mil trabas, pues no es tan sencillo como pareciera.

Más vale prevenir…

¿Qué podemos hacer para evitar caer en la trampa Premium?

La asociación australiana Scamwatch recomienda hacer lo siguiente:

No respondas a mensajes de texto o a llamadas perdidas de números que no conoces.

Consulta la organización de consumidores de tu país los prefijos que suelen corresponder a este tipo de fraudes.

Contacta a tu proveedor de servicio telefónico para preguntar por el número y bloquear el servicio.

No des tu número en sitios web o respondas a emails o mensajes no solicitados que piden tus datos diciéndote que ganaste un premio, por ejemplo.

Lee todos los términos y condiciones cuidadosamente; las ofertas “gratuitas” o “muy baratas” suelen salir caras.

¿Cómo cancelar?

Para anular un servicio (fraude) Premium hay que enviar un mensaje o SMS con la palabra “BAJA” al mismo número de donde éstos provienen.

En el caso de las páginas web debe figurar, en la parte inferior de la página o sitio, un diminuto link con la leyenda “si ya no desea seguir recibiendo este servicio pulse sobre este link”, pero hay que tener mucho cuidado porque si dicho enlace lo redirecciona a otro sitio donde para darse de baja tiene que introducir su número telefónico nuevamente, o bien, mandar otro SMS que no contenga la palabra “BAJA”, estará de nuevo frente a otro fraude Premium.

De altos costos

Cada vez que recibes un mensaje Premium pagas por él.

El costo de cada SMS suele variar y tiene un tope que ronda los 50 pesos por casa mensaje