La comunidad artística del país hizo un reconocimiento a la bailarina y coreógrafa Nieves Paniagua por sus aportaciones a la danza mexicana, en especial a su labor por más de seis décadas de difundir y rescatar las tradiciones de los pueblos indígenas del país.

En su intervención, Nieves Paniagua agradeció el Premio Xochipilli, que “ha sido una sorpresa”, así como estar frente a un público que “valora lo que son las tradiciones mexicanas”.

Recordó que, luego de una amplia carrera como bailarina y coreógrafa, cambió su camino y se enfocó en destacar la importancia de las representaciones de las costumbres de México.

“Me contagié de entusiasmo al ver a aquellos indígenas mexicanos que con tanta pasión bailaban y cantaban, y nuestro esfuerzo se encaminó entonces a mostrar a las nuevas generaciones que el arte y la cultura de México son de las más ricas en el mundo”, expresó.

“Los bailarines y las bailarinas de la CNDF convivieron y aprendieron de los mismos indígenas de México, porque todo lo que baila y diseña la Compañía para sus presentaciones sale de sus lugares de origen. En cada danza y traje está la historia de México”, añadió.

La entrega del Premio Xochipilli se llevó a cabo en el marco del 20 Festival de Nueva Danza y Nueva Música en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque, donde la coordinadora nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Nina Serratos, le entregó el Premio Xochipilli.

También puedes leer: Inclusión y diversidad en la danza