El número de dispositivos móviles que se suma al mercado es cada vez mayor. Los equipos también han sufrido mejoras en el hardware, además de venir dotados con más aplicaciones y funcionalidades orientadas al consumidor. Y en los últimos años, los usuarios han comenzado a incorporar sus propios dispositivos en el ámbito laboral. 

Se trata de una tendencia emergente conocida como “movilidad empresarial, que permite un estilo de trabajo más flexible, moderno, competitivo y, sobre todo, encaminado a mejorar la productividad del empleado, quien ahora pueden tener acceso a las redes de la empresa desde cualquier dispositivo, independientemente del lugar en donde esté. “Dar a los usuarios libertad completa o incluso parcial para elegir sus propios dispositivos puede ayudar a elevar la moral y la productividad”, señala un informe de Microsoft.

La idea es  “(…) poder dar al corporativo esa flexibilidad de poder adoptar nuevos equipos, pero también la tranquilidad de que esa incorporación pueda venir junto con temas de seguridad y de administración (de los dispositivos)”, dice en entrevista para Reporte Indigo Sara Flores, Directora Comercial Microsoft, de MIGESA. 

En este sentido, dado a que “la cultura laboral está cambiando rápidamente  y también lo son las herramientas que los empleados necesitan para hacer su trabajo”, menciona el informe de Microsoft, el área de Tecnologías de la Información (TI) de las empresas deben adoptar las soluciones que Microsoft ofrece para  estilos de trabajo flexibles. 

“Ellos deben estar conscientes de que el hecho de insertar escenarios de movilidad y flexibilidad para que el usuario tenga mayor productividad, independientemente de dónde esté o qué información acceda, lo puedan mantener en ese nivel de estabilidad dentro de la empresa”, dice Alejandro Hernández, Director de Consultoría de MIGESA. 

“Contando temas de seguridad, disponibilidad de los mismos aplicativos, movilidad para el usuario, manejo de información del usuario y mantener la información de la organización en donde debe de estar” agrega. 

Microsoft concluye que el crecimiento de los dispositivos de consumo en la empresa “es una parte real y creciente de los procesos corporativos (…) los usuarios quieren sus propios dispositivos y si se enfrentan a restricciones, hay buenas probabilidades de que encontrarán la manera de eludir estas barreras. O peor aún, podrían intentar conseguir un empleador que apoye el estilo de trabajo de su preferencia”.