La mayoría de los niños cuenta con una característica fundamental: son curiosos, preguntan y esperan obtener una respuesta a cambio. Y aunque sus padres intentan satisfacer sus inquietudes, hay temas que prefieren no explicarles, como los referentes a la sexualidad.

Por años, dichos tópicos se han guardado en el cajón de las cosas prohibidas, de las pláticas que los adultos prefieren evitar o medio hablar cuando sus hijos o sobrinos son adolescentes, es decir, cuando, a veces, ya es demasiado tarde.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, alrededor del 60 por ciento de los jóvenes menores de 20 años que ya iniciaron su vida sexual no utiliza ningún tipo de protección contra el embarazo ni contra el riesgo de adquirir una Infección de Transmisión Sexual (ITS), dato que muestra la falta de información que poseen.


Según señala la Unesco, para que todos los jóvenes puedan iniciar su vida sexual y disfrutar de la misma, es fundamental promover, desde su infancia, una educación integral en la que la sexualidad sea la protagonista

Con ello, se pretende que cada niño y niña, cuando sea joven o adulto, pueda desarrollar relaciones sociales y sexuales respetuosas, considerando cómo sus decisiones afectan tanto su propio bienestar como al de los demás.

El doctor Julián Alcalá Ramírez, académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), concuerda en que las personas deben informarse sobre las relaciones sexuales desde la infancia; sin embargo, asegura que no hay una edad para comenzar a hablar del tema.

En entrevista con Reporte Índigo, Alcalá Ramírez explica que los papás pueden comenzar a hablar de sexo con sus hijos a partir de que los menores dan un indicio de que tienen inquietudes sobre el tema.

“Los papás pueden observar acciones en ellos que les dan señal de comenzar a platicar de su sexualidad, de lo que representa. Deben hacerlo sin miedo, de la manera más natural posible”, añade Alcalá Ramírez.

El doctor Emiliano Villavicencio Trejo, jefe de Posgrado de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad La Salle, coincide que aunque no hay una edad específica para empezar hablar de sexo con los niños y niñas, hacerlo desde las primeras etapas es importante.

Según declara el académico, en cuanto más se tarden los adultos en hablar sobre las relaciones sexuales con los menores, más rápido se crearán tabúes, mitos y miedos alrededor del tema.

60%

de los jóvenes menores de 20 años que ya iniciaron su vida sexual no utiliza ningún tipo de protección para evitar embarazarse

Para Villavicencio Trejo, es importante que cuando los padres decidan conversar de temas sexuales con los pequeños, no utilicen sinónimos ni diminutivos frente a los menores para referirse a palabras que prefieren evitar, pues al hacerlo estarán educando e quivocadamente.

“Debe llamársele a las cosas por su nombre, de lo contrario, puede generar también desprecio y negación al tema. Así como educamos al niño o a la niña en función de los valores, también hay que educarlos sobre el tema sexual”, asegura Villavicencio Trejo.

Para lograr una mejor comunicación entre padres e hijos es aconsejable que los mayores tomen clases o acepten que requieren ayuda de un profesional. El doctor Emiliano sugiere, por ejemplo, que los mayores aprovechen este confinamiento para que, con los menores, vean documentales o lean información sobre estos temas.

Educación sobre sexualidad fuera de casa

Existen algunos padres que prefieren evitar los temas sobre sexualidad con sus hijos y optan porque sean las escuelas las que tomen ese papel; sin embargo, al hacerlo generan confusión en el menor.

Ese divorcio entre la escuela y la casa, detalla el doctor Emiliano, genera un conflicto en el niño, haciendo que no se sienta con la libertad de abordar temáticas que para él podrían ser de su interés.

“Es importante que entre la escuela y el hogar no haya rupturas, sino puentes, los cuales deben ser construidos por los profesionales de la educación y los padres. Los papás son quienes deben estar pendientes de los temas que aborda el sistema de educación para también hablarlos en casa”, menciona.


Así como educamos al niño o a la niña en función de los valores, también hay que educarlos sobre el tema sexual

Emiliano Villavicencio Trejo

Jefe de Posgrado de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad La Salle

Es esencial no dejar estos tópicos como algo secundario dentro de las aulas, sino considerarlos igual o más importantes que la enseñanza de las matemáticas, el español o la literatura.

“La educación sexual debe ser un tema primario en la formación de los pequeños, con ello pueden prevenirse los embarazos no deseados, la violencia de pareja y la transmisión de enfermedades sexuales”, comenta el doctor Villavicencio Trejo.

También puedes leer: Pussypedia, enciclopedia de sexualidad femenina