El lunes 4 de octubre, WhatsApp, Facebook, Messenger e Instagram se cayeron por completo en todo el mundo durante varias horas por un problema que la compañía aún no ha explicado a detalle.

Unos 3 mil millones de usuarios en todo el mundo se quedaron sin su servicio y según Forbes, Mark Zuckerberg, dueño de Facebook, perdió alrededor de 6.5 billones de dólares en un solo día.

Hasta el momento la compañía de Mark Zuckerberg no ha dado una respuesta contundente sobre lo que ocurrió.

“Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y pedimos disculpas por cualquier inconveniente”, escribió Facebook en su cuenta de Twitter.

Lee: Datos de 1 500 millones de usuarios de Facebook se están vendiendo en foro de hackers

Siete horas después de la caída, Zuckerberg se limitó a pedir una disculpa, pero sin dar mayores explicaciones.

“Facebook, Instagram, WhatsApp y Messenger están volviendo a estar en línea ahora. Perdón por la interrupción de hoy. Sé cuánto confías en nuestros servicios para mantenerte conectado con las personas que te importan”, dijo.

¿Qué dicen los expertos?

Algunas versiones señalan que la caída de Facebook y sus derivados ocurrió por un ciberataque; sin embargo, esto solo es un rumor, ya que expertos coinciden en que el problema fue ocasionado por problemas en sus actualizaciones.

La madrugada de este martes Facebook emitió un comunicado en el que señala que la causa de la interrupción del servicio se ha producido por un cambio de configuración de los routers troncales que coordinan el tráfico de la red entre los centros de datos de la compañía.

Esto ha provocado una reacción en cadena que ha detenido todos los servicios de Facebook. Es decir, probablemente se debió a un problema con el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) y el Protocolo de Pasarela de Frontera (BGP).

Explicado de otra forma los navegadores de millones de usuarios querían dirigirse al nombre de una web, Facebook.com, pero no reconocían la ruta a seguir en la red para encontrar esa página.

Incluso, los empleados de Facebook no podían acceder a las instalaciones de la compañía. Workplace, la herramienta de comunicación interna de Facebook también dejó de funcionar.

Y como WhatsApp e Instagram están integradas a la misma red, también sufrieron una caída histórica.